Incógnitas intactas

Roglic (d) manda en la general, Pogacar (c) es un peligro constante obligado a remontar y Landa y Quintana (al fondo) se mantienen cerca de la cabeza | efe
|

 Una primera semana sosa, marcada por las caídas, polémicas y la falta de combatividad, dio paso a un fin de semana pirenaico volcánico en el que se erigió en protagonista  Tadej Pogacar, quien revolucionó al ataque un Tour que lidera su compatriota Primoz Roglic dentro de una apretada clasificación general. 

La carreras disfrutó ayer de la primera jornada de descanso, un día de actividad por las pruebas PCR para todo el pelotón y los entrenamientos de un par de horas que realizaron los equipos. 

Roglic, ganador de la Vuelta 2019, llega como patrón a la segunda semana. Su equipo ha cosechado tres etapas y dominado la carrera, pero con incógnitas sembradas. El maillot amarillo tiene a su máximo rival, Egan Bernal, defensor del título, a 21 segundos. Ambos siguen siendo los señalados como máximos favoritos. 

La igualdad manda. El frente francés formado por Guillaume Martin y Romain Bardet están a medio minuto, y hasta el puesto diez que ocupa Mikel Landa el margen es de poco más de un minuto. Entre medias tres colombianos: Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Miguel Ángel López. Pogacar amenaza a 44 segundos. 

Dominio en entredicho
El dominio inicial del Jumbo por encima del habitual del Ineos quedaron en entredicho en Pirineos. La receta que usó Pogacar de atacar a fondo y con insistencia, dejó a Roglic y Bernal sin equipo, obligados a pelear con sus propias fuerzas. riano. Las carencias quedaron al descubierto, los equipos no arrasan, y serán las individualidades las que marquen las diferencias definitivas. 

Aunque el Tour se decidirá en la última semana, y en especial en la contrarreloj que llega al alto de la Planche des Belles Filles el último sábado, la segunda presenta alicientes a tener en cuenta. Tras el descanso llegan dos etapas llanas propicias para los sprinters, pero también para que el viento aparezca y reparta disgustos, sobre todo en la de hoy 

Después la carrera entrará de nuevo al Macizo Central y saldrá el viernes con la etapa más dura, atendiendo a sus 4.400 de desnivel acumulado, en la que habrá que superar siete puertos. La meta en el Puy Mary (1ª, 5,4 kms al 8,1%). 

Una jornada de media montaña con final en Lyon cederá el testigo a un recorrido complicado por los montes del Jura. Día clave con Selle de Fromentel (1ª), Col de la Biche (1ª) y final en Grand Colombier (Especial; 17,4 kms al 7,1%). 

El Tour de la ‘burbuja’ ha despertado su interés en el plano deportivo, pero cruza los dedos ante los resultados de los test de Covid-19, que se conocerán durante el día de hoy.  Si un equipo tiene dos positivos –entre todo el personal–, deberá hacer las maletas.

Incógnitas intactas