Arteixo reclama a Aqualia 29 millones por el “daño causado” y “no por el beneficio a 30 años”

02 julio 2013 / 05 julio 2013 página 17 / 23 agosto 2013 página 19 / 11 octubre 2013 página 18 / 14 enero 2014 página 18 Arteixo.- El ayuntamiento de Arteixo denuncia un presunto boicot al vaciarse al 5% el depósito de a
|

El Ayuntamiento de Arteixo reclama a Aqualia más de 29 millones de euros por “únicamente el daño causado” por la gestión efectuada por la empresa, afirma el gobierno local, y no por “el beneficio dejado de obtener a 30 años, que sirvió como base y orientación para constituir la sociedad”, como aseguran los técnicos municipales en el informe en el que rebaten una por una las alegaciones presentadas por Aqualia.  
Unas objeciones que serán rechazadas, previsiblemente, por la corporación en el pleno extraordinario que se celebrará hoy. Aunque unas primeras alegaciones ya fueron reprobadas en sesión plenaria, la empresa solicitó ampliar el plazo para aportar nuevas pruebas, consistente en informes periciales y que ahora serán evaluadas de nuevo por los concejales.
Aqualia quiere probar de un lado que su gestión fue la correcta, de otro, afirma que el beneficio que hubiera obtenido Arteixo al término del contrato habría sido de algo más de dos millones de euros. A juicio de la administración arteixana, el “daño producido ha generado un enorme menoscabo en las arcas municipales” y es por ello por lo que exige esta indemnización.

Inversiones
Uno de los principales argumentos que maneja la administración local es que el “incumplimiento” del plan de inversiones comprometido por Aqualia en el concurso para la gestión del servicio.
En contra de lo dicho por la empresa privada, Arteixo argumenta que la oferta fue de la parte privada, y no de la compañía mixta creada a raíz de la concesión. Su plan de obras fue “determinante y esencial” para concederle el abastecimiento y saneamiento de Arteixo. Sin embargo, Aqualia subraya que fue la mejor valorada en otros aspectos y que las inversiones representaba una pequeña parte de la puntuación total del pliego.
El Ayuntamiento calcula que las constantes fugas suponía que “tiraban 375.000 euros anuales durante ocho años”. Una consecuencia del “deficiente estado de las instalaciones”. En la misma línea, el informe municipal señala que del agua comprada, se perdían “hasta sesenta litros de cada cien”.
A la documentación técnica aportada por Aqualia, responde Arteixo con la misma herramienta. Si la prueba pericial de la empresa habla del “buen estado de las instalaciones en agosto de 2013”, indica el texto municipal,  "el servicio se hallaba intervenido desde enero de 2013 y la pericial de Applus era previa a la intervención”, un texto en el que se refleja “el mal estado de las instalaciones y su menoscabo y deterioro”.
“Respecto a la correcta gestión del servicio –esgrimida por la empresa–, baste la lectura del presente –informe– junto con las periciales citadas, que hablan de parcheo, decisiones técnicas incorrectas y mal funcionamiento de las instalaciones ejecutadas bajo la dirección de Aqualia”.
Uno de los motivos que llevó a Arteixo a rescindir el contrato fue que, según aseguraba el gobierno local, Augarsa había contratado obras con “sobrecoste”, a lo que Aqualia responde que se aprobaban por “unanimidad”.
“El hecho de que se aprobara por unanimidad la adjudicación de obras con precios abusivos, no hace menos abusivo el precio”, indican los técnicos, que añaden que esto se puede calificar como una “mala gestión”, además, añaden, que en mayo de 2005, “únicamente consta la autorización al gerente para que contrate las obras”.
Recuerda Aqualia que el Consello Consultivo señalaba la responsabilidad municipal, a lo que los técnicos del Ayuntamiento responden que se trata de una obligación “in vigilando”, por lo que “no se atribuye por actuaciones de gestión “ y es “la propia administración la que se ve perjudicada”.

Arteixo reclama a Aqualia 29 millones por el “daño causado” y “no por el beneficio a 30 años”