Los bomberos sofocan un aparatoso fuego en un piso de la Ciudad Vieja

|

Una vivienda del número 12 de la calle de la Sinagoga, en plena Ciudad Vieja, sufrió ayer un incendio que causó un gran despliegue de los efectivos de bomberos. Aunque el fuego se sofocó a primera hora de la tarde, durante toda la noche permaneció un retén en la zona debido a la gran cantidad de madera en la que podían volver a surgir las llamas y al peligro de derrumbe.
En un primer momento los bomberos desconocían cuál fue la causa del incendio, que se declaró en el piso superior de una especie de dúplex. En la zona de buhardilla del edificio de tres alturas se quemaron un par de habitaciones que eran totalmente de madera: desde los “barrotillos” hasta el suelo y las paredes.
Esto implicó que hubiera que iniciar un desescombro porque todo era susceptible de volver a prender. A priori todo parece indicar que la casa estaba habitada, si bien en el momento en el que surgieron las llamas no había nadie en su interior ni tampoco aparecieron los residentes por la tarde.

Retén y corte
Por la noche una pequeña dotación continuaba en el lugar, al igual que agentes de la Policía Local que procedieron a cortar al paso el entorno del inmueble afectado desde que se dio el aviso del fuego. A última hora el corte solo quedó limitado a los coches.
La aparatosidad del incendio suscitó un gran interés por parte de los vecinos, que siguieron los trabajos de apagado.
Esta no fue la única salida de emergencia de la jornada. La dotación también fue requerida en torno a las 20.00 horas en una finca ubicada a la altura de Penamoa y pegada a la Tercera Ronda.
Las llamas, que afectaron a entre 600 y 800 metros cuadrados de monte bajo en varios focos –lo que apuntaría a un suceso intencionado–, eran muy visibles. Agentes de la Policía Local procedieron al corte de la carretera durante unos diez minutos por precaución. Aunque no hubo grandes retenciones, una vez se reabrió la infraestructura al tráfico sí que se notó una circulación de vehículos más intensa.

Los bomberos sofocan un aparatoso fuego en un piso de la Ciudad Vieja