El descontento ante las elecciones francesas provoca disturbios en París

Los manifestantes y la Policía se enfrentan durante una protesta en París | Christophe Petit Tesson (efe)
|

Las fuerzas del orden se enfrentaron a grupos de encapuchados ayer en París al inicio de una manifestación sindical de celebración del Primero de Mayo en la que participaban miles de personas. Al menos cuatro agentes antidisturbios, según informó la prefectura de Policía, sufrieron heridas –dos de ellos de gravedad– al arrojar cócteles molotov a varias decenas de encapuchados, que se habían colocado delante de la marcha, organizada en la plaza de la República por la Confederación General del Trabajo, Fuerza Obrera, la Federación Sindical Unitaria y Sud, y que mostraban su descontento ante las elecciones presidenciales.

La prefectura, que había movilizado a 2.000 agentes para hacer frente a eventuales disturbios, señaló que una persona había sido detenida por llevar un arma.

Los antidisturbios lanzaron granadas lacrimógenas para separar a los alborotadores del resto de los manifestantes, que estuvieron parados antes de reanudar la marcha que tenían programada en dirección a la plaza de la Nación. Los encapuchados llevaban algunas pancartas en las que mostraban claramente su rechazo a tener que elegir entre los dos candidatos que se disputarán las presidenciales francesas el próximo domingo, el socioliberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen.

División
Los sindicatos franceses celebraron, precisamente, el Primero de Mayo divididos sobre cómo hacer frente al ascenso de Le Pen, ya que mientras los “reformistas” han pedido el voto explícitamente para Macron, los más izquierdistas no quieren que se les asocie con un programa socioliberal que critican. Antes de que comenzara el desfile sindical en la plaza de la República, activistas de la organización Avaaz organizaron una acción junto al monumento y se cubrieron las caras con máscaras que combinaban caracteres del rostro de Marine Le Pen y de su padre, el fundador del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen. Pretendían así mostrar la vinculación directa entre los dos, pese a que la candidata de la extrema derecha se ha esforzado por distanciarse de su padre.

El encargado de la campaña de Avaaz, Aloys Ligault, insistió en que “Marine Le Pen comparte más que un apellido con su padre”. “Disimula tras su sonrisa el veneno de una ideología de odio”, añadió el activista.

El descontento ante las elecciones francesas provoca disturbios en París