Semana clave para el túnel de O Parrote y los presupuestos del Gobierno local

QUINTANA. RUEDA DE PRENSA DE LA MAREA PARA PRESENTAR PRESUPUESTOS
|

Semana de intensa actividad en la política municipal con dos focos de atención, el palacio municipal en el que se debatirán los presupuestos elaborados por la Marea y, a unos metros, el túnel de O Parrote que debería abrir ya al tráfico.
De “inminente” calificó tanto el alcalde, Xulio Ferreiro, como el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, la apertura del subterráneo que cambiará la imagen y la movilidad de la fachada marítima de la ciudad. Fue hace casi un mes la primera vez que se estableció esta previsión; más tarde, se matizó: la inminencia se concretaba en fijar como fecha límite para la puesta en marcha del túnel el último día de marzo.
Así pues, dentro de dos días los coches deberán estrenar el nuevo trazado que permitirá eliminar la circulación por la superficie de la Marina. Una espera que se ha hecho muy larga, teniendo en cuenta que en un principio se calculaba que estuviese en funcionamiento el pasado verano. 
La tensión entre el Gobierno local y la Autoridad Portuaria por este proyecto –incluida la peatonalización de la Marina– ha centrado buena parte de la actividad municipal en los últimos meses. La negativa del Ayuntamiento a recibir la obra ha dilatado un proceso que se esperaba que fuese sencillo. El argumento al que han recurrido una y otra vez los miembros del equipo de Ferreiro es la necesidad de que la seguridad esté garantizada. Un aspecto que desde la Autoridad Portuaria han asegurado con rotundidad en no pocas ocasiones. Un informe técnico era hace un par de semanas el último escollo antes de la apertura; una vez recibido, el Gobierno de la Marea estaría en condiciones de anunciar la 
inauguración del nuevo trazado y poner en marcha la peatonalización de la Marina y de la Ciudad Vieja. 
Comienza la cuenta atrás para que los coches dejen de circular por delante de las galerías y lo hagan por debajo de la zona portuaria.

negociación
El contador también está puesto para que la Marea consiga el compromiso del grupo socialista de apoyar el proyecto de presupuesto que el alcalde llevará el viernes al pleno.
Las negociaciones, renqueantes, han avanzado y se han parado en seco en varias ocasiones, sin que en ningún momento el equipo del alcalde lograse convencer al PSOE de que las cuentas que propone son las mejores para la ciudad.
Esta premisa es la que ha marcado el grupo liderado por José Manuel Dapena para desarrollar las conversaciones que podrían terminar en acuerdo. Con el tiempo apremiando –se cumplen tres meses desde que comenzó el año y A Coruña está con los presupuestos prorrogados–, los contactos entre ambos grupos se han intensificado y se espera que la comunicación sea casi constante hasta el viernes. Para entonces, el regidor confía en tener el apoyo de los socialistas a sus cuentas. Para que salgan adelante, en caso de que el Partido Socialista no votase a favor, sería necesaria la abstención de los grupos de la oposición.

Semana clave para el túnel de O Parrote y los presupuestos del Gobierno local