Cuarta derrota del Cerceda en las cinco últimas jornadas de Liga

Oli, del Barbadás, presionado por Edu la región
|



Tampoco pudo ser ante el Barbadás. El Cerceda no gana un partido desde hace más de un mes: el 11 de septiembre. Desde entonces, un empate ante el Negreira (0-0) y cuatro derrotas, la última de ellas ayer en Os Carrís, un campo que históricamente se le ha dado mal al conjunto rojiblanco. Tres penaltis, varios lesionados y cinco goles para completar un nuevo partido para el olvido, al menos en cuanto al resultado final.
Ángel Cuéllar realizó modificaciones en su habitual once inicial, tal vez teniendo en cuenta las características del campo de Os Carrís, pequeño y de hierba sintética. El míster del Cerceda formó con un 4-4-2 con dos futbolistas de contención (Peque y Edu) como pareja en el centro del campo y con dos jugadores de banda que no son extremos puros: Uzal y Cañi. El de ayer fue el primer partido como titular de Abelenda, que formó pareja como Uxío en punta de ataque. El partido empezó mal para el Cerceda ya que en el minuto 18 se produjo el primero de los penaltis de la tarde. Luis metió el balón en el fondo de las mallas. Poco después, Uxío empató y, en la acción del gol, recibió un golpe del portero local por el que tuvo que abandonar el campo. El desenlace, cinco puntos de sutura en el labio.
Luis volvió a marcar de penalti y Agulló equilibró también desde los once metros. A falta de siete para el final, Marcelo marcó el definitivo 3-2.

Cuarta derrota del Cerceda en las cinco últimas jornadas de Liga