La Xunta advierte a Rey de que la necesita para reurbanizar el litoral

La conselleira Ethel Vázquez, ayer, durante una visita a la Universidad | patricia g. fraga
|

El reciente nombramiento del concejal popular Martín Fernández Prado como presidente de la Autoridad Portuaria pone sobre la mesa de nuevo el papel de la Xunta en la urbanización de los muelles que quedarán desocupados por el traslado de la actividad a Punta Langosteira. La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, consideró ayer que como conocedor de primera mano de la ciudad, del puerto y de todas las cuestiones relacionadas servirá como “pulo conxuntamente coa Xunta de Galicia para que as tres administracións, en igualdade de condicións poidan actuar conxuntamente”

En 2018, el Gobierno autonómico ya había dado pasos en ese sentido, al llegar a un acuerdo bilateral con la Autoridad Portuaria sin conocimiento del Ayuntamiento, aunque le ofreciera después la posibilidad de comprar terreno en los muelles, una posibilidad que el Gobierno de Xulio Ferreiro rechazó. El todavía presidente, Javier Losada, coincidía con la Xunta en que el Gobierno autonómico debía tener un papel preponderante en la reurbanización de la fachada marítima: tanto la Xunta como la Autoridad Portuaria tienen competencias en el litoral. “É moi difícil que o Concello da Coruña en solitario, sen ter todas as competencias, poda mudar a fachada marítima”, advirtió Vázquez.

Documento estratégico

Pero el Gobierno de Inés Rey tiene sus propios planes. El mismo día que se dio a conocer públicamente el nombramiento de Martín Fernández Prado (que había sido concejal de Urbanismo con Carlos Negreira)  la Universidad presentó en la comisión de Borde Litoral el primer borrador del documento estratégico de la Zona 1 del puerto (muelles de Batería y Calvo Sotelo) que encargó el Gobierno local y en el que se diseñaron las principales líneas estratégicas de cara a la reurbanización.

Por ejemplo, la avenida del Puerto se integrará con el tejido urbano recuperando las edificaciones de valor patrimonial. En lo que respecta al muelle de Trasatlánticos, se fundirá con O Parrote y a Dársena, dando lugar a una estación marítima para recibir a los pasajeros de los trasatlánticos, convirtiéndola en una nueva puerta de entrad  la ciudad, con aparcamiento para los autobuses  y otros vehículos que prestan servicio a los cruceros. En Batería, Silos del Cantábrico se convertirá en un espacio cultural.

La Xunta advierte a Rey de que la necesita para reurbanizar el litoral