Educación se prepara para el confinamiento o los cierres con un plan de enseñanza virtual

La Xunta publicará en los próximos días una resolución para poner en marcha el “Plan de Ensino Virtual” ante la pandemia de Covid-19 que ampliará los actuales recursos digitales a todos los centros para hacer
|

La Xunta publicará en los próximos días una resolución para poner en marcha el “Plan de Ensino Virtual” ante la pandemia de Covid-19 que ampliará los actuales recursos digitales a todos los centros para hacer frente a posibles casos de cierres de aulas por cuarentenas o confinamiento total. Un caso “hipotético y no deseable” este último, según aseguró el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, que espera que no sea preciso, pero que su departamento quiere tener “previsto” y en un corto espacio de tiempo. 

De hecho, los centros tendrán un plazo de una semana para establecer un “horario espejo” virtual de la educación presencial, una vez que se publique la resolución en el DOG.

El objetivo principal es que la crisis sanitaria “no derive en crisis educativa”, para lo que se establece un sistema “reglado y estable” de educación virtual que sea lo más parecido posible al presencial y con las mismas rutinas, lo que incluirá control de asistencia y de evaluación.

Se trata, explicó Rodríguez, de establecer una “réplica virtual no presencial” de la educación para que los alumnos puedan continuar su formación en casa, bien a través de la plataforma de viodeconferencia institucional, que permite la interacción en tiempo real, o del aula virtual, una web en la están organizados los contenidos de las unidades didácticas.

Este plan de educación no presencial se implantará desde tercer curso de educación primaria, a partir de los ocho años, e incluirá la distribución de dispositivos electrónicos al alumnado más vulnerable, así como la formación de profesorado. 

El primer paso que deberán cumplir los centros educativos es la elaboración de un “horario espejo” semejante al presencial que deberá respetar la carga lectiva de cada área, con un mínimo de un 60% del tiempo para la docencia virtual y otro 40% a las tareas a realizar por parte del alumnado.

Planificación
Además de elaborarlo y aprobarlo en el plazo de una semana, tendrá que ser remitido al servicio de Inspección Educativa para su supervisión y autorización definitiva y se incorporará al plan de contingencia de cada centro, aparte de comunicarlo a las familias y publicarlo en la web o garantizar su difusión por otro medio. El centro también se encargará de realizar simulaciones de los protocolos de actuación en caso de cierre de una o varias aulas y analizar las necesidades de dispositivos electrónicos, así como identificar al profesorado que necesite de formación en esta materia.

Así, en el caso de que se decrete el cierre de una o más aulas o el confinamiento total, la dirección del centro deberá enviar el mismo día una comunicación a través de la aplicación “abalarmóbil” y publicar una noticia en su portal de internet.

En cuanto al control de asistencia de los alumnos, se establecerá diariamente por el profesor “mediante las herramientas habituales”, según el figura en el plan, y habrá un evaluación del trabajo realizado, ya que la jefatura de estudios pedirá al final de cada semana una relación de las actividades que realizó el profesorado, y se establecerá una tutoría para los alumnos y las familias.

Según Rodríguez, ante la situación de la pandemia “hay que estar muy alerta y seguir preocupados” por los centros educativos, porque por ellos pasan casi medio millón de personas al día, aunque ha insistido en que “no son lugares de transmisión del Covid-19” y la mayoría de los casos provienen del ámbito familiar y social.

Educación se prepara para el confinamiento o los cierres con un plan de enseñanza virtual