El Consejo de Europa alerta del mayor riesgo de corrupción por la pandemia

Uno de los principales problemas es la urgente necesidad de material sanitario | efe
|

La pandemia de Covid-19 aumenta el riesgo de cohechos en la compra de material médico, de falta de transparencia en la adopción de medidas y de recorte de derechos y libertades, según un informe publicado por el Consejo de Europa, que da directrices para prevenir esta corrupción. 

El Grupo de estados contra la corrupción (Greco) de la organización paneuropea cree que el sector de la sanidad está expuesto al aumento del riesgo de corrupción, provocado por la necesidad urgente de suministro de material, entre otros motivos. 

Destaca la situación creada por la simplificación de las reglas de la adquisición de material, los servicios médicos saturados y el exceso de trabajo del personal sanitario. 

Y añade que los riesgos de corrupción pueden suponer una preocupación importante para los hospitales y otros estructuras medicas en la lucha para hacer frente al coronavirus, ya que se enfrentan a la escasez de personal y equipamiento. 

Reducción de la calidad 
El informe asegura que el cohecho en el sector sanitario “encarece los servicios médicos y reduce su calidad”, lo que conduce a una desigualdad de acceso, sobre todo para la población vulnerable. 

Además, esa práctica corrupta “distorsiona la competencia y tiene graves consecuencias financieras” para las aseguradoras de salud públicas y para el presupuesto del Estado. 

El presidente del Greco y redactor del informe, Marin Mrcela, pide que “no se subestimen los riesgos de corrupción ante las sumas considerables inyectadas en la economía para atenuar la crisis”. 

Control
Las medidas adoptadas por las administraciones para hacer frente a la pandemia “deben ser transparentes y poder ser objeto de control para que las autoridades puedan rendir cuentas”, añade Mrcela. 

Para el responsable de Greco es crucial que en una situación de urgencia la administración pública ofrezca informaciones de manera “regular y fiable”. 

Mrcela declara que “no se debe permitir que la Covid-19 comprometa los valores” de los países miembros, en relación con la concentración de poder gubernamental y la reducción de los derechos y las libertades ciudadanas. 
Es decir, “las circunstancias extraordinarias no deben justificar que se eludan o abandonen los estándares anticorrupción”, afirma. 

Así, utensilios como la transparencia, la supervisión y la responsabilidad “son más importantes que nunca” en las circunstancias extraordinarias provocadas por la pandemia. 

Y añade Mrcela que “las plataformas de información digital, como los portales dedicados a la transparencia, son herramientas para prevenir la corrupción y proteger el Estado de derecho”. 

Además de la supervisión que pueden realizar el defensor del Pueblo y las agencias anticorrupción, el informe cita a denunciantes (whistleblowers en inglés) y medios de comunicación, que “tienen un rol singular y una responsabilidad específica”. 

Las líneas directrices concluyen que “una mayor transparencia es la clave para combatir la corrupción”. 

Según el informe, las prácticas corruptas pueden afectar a los sectores público y privado, los sobornos a servicios ligados al sector médico y las corruptelas a la investigación y desarrollo de la vacuna contra la Covid-19. 

El sector privado se enfrenta a un mayor riesgo de corrupción, como sobornos para impulsar procesos parados por los recortes de personal y falsificación de documentos para cumplir con los requisitos de ayuda estatal para medidas contra la pandemia. 

Según Greco, se deben mantener o aumentar las medidas. “Se lo debemos a nuestros ciudadanos para que la lucha contra la Covid-19 sea creíble y fiable”.

El Consejo de Europa alerta del mayor riesgo de corrupción por la pandemia