Santalices ve "un problema" si Feijóo no repite y bromea con que lo están "acorralando": "Le va a ser difícil escapar"

|

Plantea que los partidos hagan "investigaciones internas" sobre sus cargos porque tienen "la responsabilidad de saber a quién escogen"

Asegura que "ni de coña" cambiaría dirigir la Cámara por ser conselleiro y se marca como reto devolverle "el prestigio que nunca debió perder"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 (EUROPA PRESS)

La voz de Miguel Santalices, presidente del Parlamento, se une al coro que dentro del PPdeG pide a su líder, Alberto Núñez Feijóo, que se presente por tercera vez a las elecciones. Y, consciente de que son muchos los dirigentes populares que están "disparando" en ese sentido, bromea con que ya tienen al 'jefe' "un poco acorralado", hasta el punto de que "le va a ser difícil escapar". Ya en serio, justifica la presión en que no contar con él para la próxima cita con las urnas "sería un problema", ya que "es el mejor activo" de su partido.

Es por ello que, en una entrevista concedida a Europa Press, este ourensano nacido en Bande en 1955, que acumula casi dos décadas en el Pazo do Hórreo, pide a Feijóo que haga "ese esfuerzo" de concurrir una vez más como cabeza de cartel del PP gallego. Con todo, asume que debe "respetar la libertad" de su mandatario y dejarle que "analice fríamente" la situación, porque "tendrá muchas cosas en la cabeza que estará tratando de ordenar".

Dicho esto, ha puntualizado que los términos empleados no implican que al de Os Peares le falte motivación. "Que a él, desde luego, le gustaría volver a ser presidente de la Xunta, creo que no ofrece ninguna duda", ha sostenido, después de remarcar que "le tiene un cariño grandísimo a Galicia". Así es que ha retirado del debate la posibilidad de que el jefe del Ejecutivo autonómico no esté "dispuesto a seguir trabajando por Galicia cuatro años más" o de que no esté "cómodo" en la comunidad gallega.

"Posiblemente, lo que está valorando es la conveniencia. Y ahí es donde nosotros podemos entrar con fuerza para decirle 'conveniente es, porque eres el mayor activo que tenemos', y por eso estamos todos empujando", ha explicado, tras descartar que las perspectivas electorales sean el factor que está manejando el presidente para tomar su decisión. Y es que, a entender de Santalices, el PPdeG revalidaría su mayoría absoluta con Feijóo como candidato.

A renglón seguido, el popular ourensano ha esgrimido que no sólo es el buen resultado que da por hecho que Feijóo cosecharía en los próximos comicios lo que le mueve a animarle para que pugne de nuevo por la Presidencia de la Xunta. "Hay muchas cosas que él empezó y que sería conveniente que se terminaran... Y otra legislatura sería muy importante para consolidar el trabajo iniciado en Galicia", ha argumentado, para resolver que la decisión del mandatario se conocerá una vez concluidos los congresos provinciales.

"MEJOR" NO ASUMIR "RIESGOS"

Uno de los aspectos que destaca Santalices de la gestión del presidente de la Xunta es la lucha contra la corrupción, pues Galicia tiene "el parlamento y el gobierno más transparente de todos". "Afortunadamente, aquí se legisló bien contra ese tema", comenta al ser preguntado sobre los casos de corrupción abiertos contra su partido en distintos puntos del mapa nacional.

Al hilo de ello, también ha puesto en valor que el PP gallego "solucionó con una rapidez asombrosa los pocos casos que se detectaron", de modo que ese asunto "no tiene la repercusión que tiene en otras comunidades".

No obstante, Miguel Santalices ha admitido que las distintas causas abiertas hacen "mucho daño" a su formación, y "a la sociedad en general", por lo que ha abogado por endurecer la legislación y caminar todas las administraciones "de la mano" por ese camino. Se trata, según sus propias palabras, de "ponérselo cada vez más difícil a las personas que de alguna manera tienen en su ánimo algún acto delictivo".

En lo que atañe a las fuerzas políticas, ha advertido que suya es "la responsabilidad de saber a quién se escoge o se propone para ocupar determinados cargos o para ocupar puestos representativos".

Por ello, como médico, apuesta por "la prevención". "Se pueden pedir determinadas documentaciones para no correr el riesgo de que una vez nombradas...", ha planteado, partidario de realizar "investigaciones internas" con las que "seleccionar" a personas de las que "se sabe casi con toda seguridad que no tienen esa predisposición". "No es una investigación policial, pero hay maneras porque todos tenemos un pasado", ha agregado.

"Hay mecanismos para detectar que se corre cierto riesgo", ha abundado, desde el convencimiento de que "es mejor no asumirlo" por el coste que supone tanto para las formaciones como para las instituciones.

CASO "PERSONAL" DE BALTAR

Forma parte del denominado sector 'baltarista', pero, a diferencia del presidente de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar, no rehuye las preguntas acerca de la investigación abierta sobre el supuesto ofrecimiento de un puesto de trabajo a cambio de sexo. "Es un tema muy desagradable", reconoce el veterano diputado.

Desde su óptica, se trata de un asunto que únicamente concierne al "ámbito personal" de Baltar, ya que, pese al carácter público del empleo supuestamente en juego, "en aquel momento él no era presidente de la Diputación".

De hecho, secunda la estrategia del máximo dirigente del PP ourensano de ceñir la información al respecto a la que deba dar en sede judicial, puesto que el caso "afecta a temas familiares". "Tiene la repercusión política que se le quiera dar, porque él es político; pero yo lo llevo más a lo personal y lo familiar", ha concluido.

Al margen de esto, Santalices ha descrito a Baltar Blanco como "una cabeza muy bien amueblada y un estratega extraordinario" y ha puesto el acento en su "preparación" y en su "capacidad de trabajo".

"¡QUÉ SUERTE TUVE!"

Favorable a "agotar" la legislatura y no adelantar la cita con las urnas, rememora su etapa de gestión sanitaria y recuerda incluso que llegó a formar parte de las quinielas para liderar la Consellería de Sanidade.

"Ahora, con el paso del tiempo, digo '¡qué suerte tuve!', porque si hubiera sido conselleiro nunca habría sido presidente del Parlamento", ha enfatizado, en paralelo a asegurar que "ni de coña" en este momento cambiaría su cargo por formar parte del gabinete de Feijóo.

No en vano, se reivindica como "una de las personas que más le quiere" a la Cámara y, para su nueva etapa, se marca como objetivo que ésta "recupere el prestigio que nunca debió perder". "Yo viví un parlamento donde los debates eran de una profundidad asombrosa y donde se discutía con mucha discrepancia, pero también con la perspectiva de lo que debe ser un parlamento: terminando en un consenso", ha evocado, antes de apostillar: "Lo echo un poco en falta".

En referencia a eso, Santalices ha subrayado que actualmente hay "magníficos oradores" en todos los grupos, de modo que ha apelado a no "asumir como propio el discurso de que el parlamento sirve para poco". "Flaco favor le hacemos", ha reflexionado, no sin evidenciar que se trata de "la primera institución del país".

ANÉCDOTAS DE 20 AÑOS EN EL PARLAMENTO

De sus anécdotas en casi veinte años con asiento en O Hórreo, guarda "debates interesantísimos entre Fraga y Beiras" y 'piques' con algún diputado de la oposición, con los que, pese a ello, mantiene buena relación. Y es que, aunque se define como un parlamentario "duro", matiza que "nunca" faltó al respeto ni insultó "a nadie".

En el lado opuesto, asevera que "no" le gustó la única expulsión que ordenó, la del exdiputado de AGE David Fernández Calviño por ironizar con la corrupción del PP, y razona que fue un error no haber tomado la misma medida con Beiras el día que golpeó el escaño de Feijóo.

Santalices ve "un problema" si Feijóo no repite y bromea con que lo están "acorralando": "Le va a ser difícil escapar"