Jornada para tomar notas

fernando vázquez, en su primer entrenamiento como entrenador blanquiazul patricia g. fraga
|

Hubo dos charlas en la ciudad Deportiva, una al principio, antes de saltar a los campos de Abegondo y otra al finalizar el entrenamiento, de unos minutos. Después Vázquez se retiró hablando con Juan Carlos Valerón. El perfil de Fernando es completamente distinto al de otros entrenadores. Incluso por edad, ya que el coruñés es un clásico de la Primera División con 342 partidos en la categoría. Esta temporada se acercará a los 363 de Arsenio. Nada menos.

De hecho los jugadores más veteranos de todas las plantillas de España tienen siempre ‘sus preferencias’. Es tan lógico como asumible. Ahora llega otro ‘veterano de guerra’ a la nave blanquiazul. Compostela, Oviedo, Mallorca, Las Palmas, Rayo, Valladolid, Celta... Todo en Primera. Esta semana levanta curiosidad por ver cómo se adapta el plantel al nuevo método.

Vázquez tiene una filosofía de trabajo y de fútbol y una idea, general, de lo que viene por delante. No hay tiempo para las presentaciones. Hay que bailar ‘ya’. Una sevillana es lo que toca y ya se ve el genio del de Castrofeito. En el entrenamiento le espetó a un futbolista que estaba ‘para jugar en el Lalín’. Hay que competir.

Además es un entrenador de club, de cantera, y eso es importante para el proyecto del Deportivo. Se lucha porque haya futuro y, si lo hay, a Insua y el resto de chavales les ha tocado la lotería. Ergo al Depor.

Pero antes de las ilusiones y los proyectos mandan las realidades. En el entrenamiento de ayer los jugadores se dejaron ver en un partidillo que, evidentemente, sólo de dice ‘cosas’ al cuerpo técnico. Jugaron todos, mezclados. Veremos qué decisiones toma el entrenador para confeccionar un once de cara a Sevilla. Tiene información pero necesita campo, entrenamientos. Hay poco margen y el Sevilla es un rival poderoso, máxime en Nervión.

También se espera saber cómo jugará el Deportivo. La rueda de prensa previa al partido se supone muy interesante, porque además Vázquez habla de fútbol, algo que no todos los entrenadores hacen.

El primer día de trabajo en el Deportivo finalizó para el preparador entre parabienes y eso es una buena señal. Es fundamental la unidad ante lo que se le avecina al equipo.

 

futuro

Aunque por momentos se ha parado el planeta deportivista lo cierto es que ayer se vio una especie de continuidad lógica, cómplice por momentos, ya que todos, el nuevo entrenador incluido, saben lo que se juegan.

Se empieza a preparar el partido de Sevilla con los datos que hay, que serán suficientes, por lo menos, para los primeros parámetros.

Son sólo quince choques y se empieza con ‘menos seis’ en el casillero de puntos. Los jugadores lo saben y se necesita un ritmo de trabajo y competición muy alto, precisamente por eso Fernando comenzó ayer a señalar a sus hombres para pedirle que se exijan más, que sean menos autocomplacientes y que peleen en cada entrenamiento para llegar en las mejores condiciones a cada una de las quince finales hasta la conclusión de la Liga.

Jornada para tomar notas