Un acusado de matar a su exnovia en Pontevedra pide perdón y admite que se le fue de las manos

|

Juan Antonio L., conocido como Coco, confesó ante el tribunal del jurado que el 24 de octubre de 2015 mató a puñaladas a su exnovia, Concepción Regueira Peón, Conchi, en la parroquia pontevedresa de Ponte Sampaio.
Con esta confesión arrancó el juicio ayer en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra.
El acusado respondió tranquilo a las preguntas de la fiscal y de su propio abogado y al finalizar su declaración rompió a llorar y, dirigiéndose a los familiares de la víctima, dijo: “Lo siento, sé que por mucho que haga no voy a poder devolvérsela nunca”.
En relación con el crimen, reiteró el que ya había explicado tras su detención ante la Policía Nacional y en el Juzgado de Guardia: que aquella madrugada acudió a la casa de su exnovia porque “la echaba de menos” y sintió necesidad de vela.
Caminó varios kilómetros y la esperó a la puerta de la vivienda, hasta que ella llegó y le dijo “sube, anda, que te llevo a casa”. Entró en el coche y ella se detuvo un momento “para hablar”, momento en el que empezó una discusión que “fue a más, a más” y, en un momento dado, aun dentro del coche, él le clavó la navaja que había sacado para hacerse un porro. “Se me fue de las manos”, reconoció.
Tras esa primera cuchillada, ella salió del coche y él detrás y le asestó varios navajazos más. Según su relato, no recuerda exactamente cuántas veces le clavó la navaja, pero sí que fue “más de una. “Una en el coche y, al salir, me cegué”, agregó.
Se detuvo, según expuso, porque un vecino que residía justo al lado salió alertado por los gritos de ella y marchó en el coche de su exnovia sin rumbo fijo. “A donde me llevó la mente en ese momento”, dijo.
Finalizó en una pista forestal de la que no logró salir, dejó el coche y tiró la navaja. La Fiscalía de la Audiencia Provincial y la acusación popular, que ejerce la Xunta, consideran que Coco es culpable de un delito de asesinato con alevosía con la circunstancia agravante de parentesco y que debe ser condenado a 20 años de prisión.
Por otro lado, la Fiscalía pide 14 años de prisión por tentativa de asesinato para un individuo acusado de apuñalar 35 veces a su expareja en un parque en el municipio lucense de Monforte de Lemos.
El juicio fue fijado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Lugo para este jueves a partir de las 10.00 horas para juzgar unos hechos que proceden del Juzgado de Instrucción Número 1 de Monforte.

Un acusado de matar a su exnovia en Pontevedra pide perdón y admite que se le fue de las manos