El presidente de los Comunes se opone a que Trump hable en Westminster

U.S. President Donald Trump speaks to commanders and coalition representatives during a visit to U.S. Central Command and U.S. Special Operations Command at MacDill Air Force Base in Tampa, Florida, U.S., February 6, 2017. REUTERS/Carlos Barria
|

El presidente de la Cámara de los Comunes británica, John Bercow, advirtió de que se opondrá a una hipotética invitación al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que hable ante el Parlamento con motivo de su visita de Estado al Reino Unido. “Antes de la imposición de la orden migratoria, me oponía firmemente a un discurso del presidente Trump en Westminster Hall,” dijo. “Después del veto migratorio, me opongo todavía más”, añadió.
Bercow, que dijo “valorar” las relaciones entre Londres y Washington, defendió en un enérgico discurso que Trump no debería ser invitado a hablar ante los diputados. 
“Siento que nuestra oposición al racismo y al sexismo y nuestro apoyo a la igualdad ante la ley y a la independencia judicial son consideraciones enormemente importantes”, esgrimió.
Bercow se refirió de esta forma a algunas de las recientes polémicas en torno a Trump, en particular al veto impuesto por el mandatario estadounidense sobre los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.
La Cámara de los Comunes deberá debatir el día 20 una iniciativa ciudadana que reclama la cancelación de la visita de Trump, para la que todavía no hay fecha. La petición recibió unas 1,8 millones de firmas en internet 
Mientras, un total de 97 compañías estadounidenses, entre las que se incluyen Apple, Facebook, Google, Microsoft, Netflix, Twitter o Uber, suscribieron un escrito legal contra el veto migratorio de la nueva Administración de Estados Unidos. 
Las 97 compañías presentaron en la noche de este domingo un documento en un Tribunal de Apelación del Circuito Noveno, con sede en San Francisco, en el que se oponen firmemente a la orden ejecutiva firmada por Trump que prohibía el ingreso en el país de ciudadanos de un total de siete países de mayoría musulmana, puesto que la consideran discriminatoria.
“La orden representa una desviación significativa de los principios de equidad y previsibilidad que han gobernado el sistema de inmigración de los EEUU por más de cincuenta años”, reza el documento, que añade que el decreto dificulta la capacidad de las empresas norteamericanas para “reclutar, contratar y retener” a algunos de los “mejores empleados del mundo”.
Por otro lado, Trump se definió ayer como un firme defensor de la OTAN, pero recuperó uno de sus mensajes más polémicos durante la campaña electoral y sugirió que algunos socios de la Alianza no realizan las contribuciones “apropiadas”.
“Apoyamos rotundamente a la OTAN”, dijo, en un discurso ante el Mando Central en Tampa (Florida). El mandatario, que el domingo habló con el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, asistirá en mayo en Bruselas a su primera cumbre de una organización que llegó a tachar de “obsoleta” en campaña. n

El presidente de los Comunes se opone a que Trump hable en Westminster