El Ayuntamiento estudia ampliar la zona de carga y descarga para mejorar la movilidad

El Ideal Gallego-2019-10-05-003-980fcd7c
|

El Gobierno municipal tiene entre sus prioridades la mejora de la circulación en la ciudad y además de luchar contra la doble fila y los aparcamientos irregulares, estudia mejoras para las zonas de carga y descarga.

Ambas actuaciones están vinculadas ya que en muchas ocasiones estas zonas reservadas para los transportistas están ocupadas por vehículos particulares, lo que les obliga a estacionar en lugares que no están indicados específicamente para la carga y descarga.

La alcaldesa, Inés Rey, adelantó ayer que el Gobierno local está estudiando la posibilidad de “ampliar” los espacios señalados para carga y descarga en zonas con alta actividad comercial de la ciudad de cara a contribuir a la mejora de la movilidad.

En una intervención en Voces de A Coruña, la regidora explicó que con esta medida se busca tanto facilitar las tareas de los transportistas como acabar con prácticas irregulares en estas zonas reservadas, que se ven afectadas a menudo por estacionamientos indebidos.

La ampliación de los espacios de carga y descarga no es la única posibilidad que está analizando el Ayuntamiento, sino que se están estudiando el ejemplo de otras ciudades en las que existen “almacenes” desde los que se realizan los últimos tramos del reparto de mercancías a pie o en bicicleta sin necesidad de que las furgonetas y los camiones tengan que acercarse hasta la puerta de los negocios ni acceder a determinadas calles con el objetivo de descargar.

Las primeras horas de la mañana de los días laborables son las que registran mayor actividad por parte de los transportistas y habitualmente cuando más problemas de tráfico se producen en las zonas con concentraciones de negocios. 

Por ejemplo, los entornos de mercados como Santa Lucía o San Agustín son puntos en los que el tráfico suele ser bastante complicado en este horario en parte debido a la intensa actividad de estos vehículos.

Las mejoras en las zonas de carga y descarga todavía están en estudio, pero lo que será una realidad a partir de pasado mañana será la campaña de vigilancia contra la doble fila y los aparcamientos irregulares.

Como adelantó El Ideal Gallego, el Gobierno municipal activará por primera vez las 17 cámaras instaladas desde hace años en diversas calles de la ciudad como Juan Flórez, Federico Tapia o la avenida de Oza para controlar la Vía Prioritaria Vigilada (VPV) con el objetivo de controlar la doble fila.

La alcaldesa detalló ayer que lo que se hará con estos instrumentos de control será realizar “barridos” con los que se controlará el tiempo que un vehículo permanece estacionado en doble fila, de manera que si supera los dos minutos en esta situación quedará registrado y será multado. “Sé que no es una medida popular”, aseveró Inés Rey, quien señaló que es necesario tomar este tipo decisiones debido al “descontrol” que existe en torno a los estacionamientos irregulares.

Implicación
La campaña de control intensivo del estacionamiento irregular no implicará solo a los agentes de Tráfico de la Policía Local, sino que también participarán otros como la Policía Tutor (encargada de los institutos) o la Patrulla Verde, dedicada al cumplimiento de las ordenanzas medioambientales.

Los estacionamientos incorrectos en pasos de peatones, encima de las aceras o en la salida de portales también serán sancionados, algo que ya se hace ahora, pero que desde la próxima semana se hará de una manera más exhaustiva.

El Ayuntamiento estudia ampliar la zona de carga y descarga para mejorar la movilidad