Las donaciones de sangre en A Coruña no alcanzan las tasas recomendadas por la OMS

|

04

  débora garcía > a coruña

  A mediados de la semana pasada, el Centro de Transfusión de Galicia (CTG) daba la voz de alarma sobre el preocupante estado de las reservas de sangre de las que disponen los hospitales de la comunidad y el descenso de donantes durante el verano. Una realidad que, por desgracia, se repite casi todos los años.
En el caso de A Coruña la situación es especialmente preocupante. Según el último informe del CTG, el número de donaciones de sangre en la ciudad no llega a cumplir los mínimos recomendados por la Organización Mundial de la Salud. El año pasado, el porcentaje de donaciones en la capital herculina fue de 36 por cada mil habitantes, cuando la OMS establece que las tasas “idóneas” deben estar entre 40 y 60 donaciones por cada mil habitantes.
Un dato que no deja de resultar sorprendente, ya que la provincia es la primera de Galicia en número de donantes (52.086 anuales), con un incremento del 64% en la última década. Además, algunas localidades del área metropolitana como Betanzos y Curtis mantienen unos porcentajes más que aceptables, mientras que en el caso de Arteixo y Carral el número de donaciones ha aumentado un 4% y 18% respectivamente.
Por eso, resulta difícil establecer el porqué de que en A Coruña no se alcancen los mismos niveles de las localidades de su área de influencia y otras ciudades de la provincia como Santiago y Ferrol.
Desde luego, no puede achacarse a la falta de infraestructuras, ya que la ciudad cuenta con dos unidades móviles que trabajan casi a diario y un local permanente.  
“Parece que hubo una relajación en la participación el año pasado, por eso hay que animar a la población y que se recuperen los niveles idóneos en 2011, tanto en A Coruña como en el resto de Galicia”, explicó Antonio Carcedo, responsable de promoción del Centro de Transfusión de Galicia.
Carcedo mostró su confianza respecto a que la situación mejore gracias a las nuevas instalaciones del banco de sangre en el CHUAC. “Todavía es temprano para valorar su funcionamiento, pero disponer de una unidad en un centro de referencia siempre es una garantía”, añadió el portavoz.
El CTG ha intensificado su campaña de concienciación también en verano, porque la mayoría de los colaboradores se marchan de vacaciones. A esto se une el hecho de que mucha gente opta por irse a la playa, lo que dificulta el trabajo de las unidades móviles porque es necesario que los donantes esperen dos horas antes de realizar la extracción por la deshidratación que conlleva estar durante largo tiempo al sol.
“Este año se está dando una situación bastante extraña, porque no estamos teniendo tiempo de verano pero el número de personas que se acercan a donar es muy bajo”, matiza Carcedo. El portavoz del CTG destaca la importancia de que se aumenten las reservas de sangre de tipo 0- para poder hacer frente a la demanda de transfusiones por el aumento de los accidentes de tráfico en período estival. Un RH que poco frecuente entre los coruñeses, donde predomina el grupo A+.


 

Las donaciones de sangre en A Coruña no alcanzan las tasas recomendadas por la OMS