La economía española avanza de nuevo tras más de dos años de caídas

28 noviembre 2012 página 37 / 24 julio 2013 págian 44 / 19 febrero 2014 página 37 / 27 marzo 2014 página 34 MADRID, 21/11/2011.- El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su comparecencia esta
|

La economía española creció en el primer trimestre del año el 0,4%, lo que supone una aceleración de dos décimas respecto a la tasa registrada en el último trimestre de 2013 (0,2%), de acuerdo con el dato adelantado ayer por el Banco de España.
En su último boletín económico, la entidad destaca que en comparación interanual el avance ha sido del 0,5% respecto al primer trimestre de 2013, lo que supone la primera tasa positiva tras nueve trimestres consecutivos de caída.
El crecimiento se ha sustentado en una mejora de la demanda doméstica, que aporta dos décimas del avance del primer trimestre, gracias al aumento del consumo privado y la inversión empresarial, así como al repunte del gasto y la inversión de las administraciones públicas.
Las otras dos décimas de crecimiento trimestral las aporta el sector exterior, que ralentiza su expansión respecto a la registrada en el tramo final de 2013.
Sin embargo, en comparación interanual la demanda exterior crece por la aceleración de las exportaciones, consecuencia de la mejora de las economías del euro, la ganancia de competitividad y el dinamismo del turismo extranjero. Sobre el empleo, señala que en los tres primeros meses del año se ha prolongado la mejoría observada en el tramo final de 2013, ya que el aumento de la afiliación a la Seguridad Social está permitiendo una recuperación generalizada en todas las ramas de actividad, aunque particularmente en la de servicios.
Por otro lado, el Banco de España considera “remota” la posibilidad de que se registren caídas persistentes de los precios de consumo (deflación) en el país, y solo las contempla en el caso de que un riesgo de esta naturaleza se materialice en toda la zona del euro.
En el boletín económico, la entidad supervisora sí espera tasas de variación muy reducidas del IPC a lo largo del año, que pueden ser incluso puntualmente negativas. Pero minimiza el riesgo de deflación al esperar una trayectoria “ligeramente creciente” de la inflación en 2014.

La economía española avanza de nuevo tras más de dos años de caídas