Un equipo de cincuenta socorristas trabaja ya en las playas de la ciudad

Los socorristas ya velan por la seguridad de los bañistas | quintana
|

Los arenales de la ciudad con bandera azul ya cuentan con el servicio de socorrismo. Pese a que la climatología no acompaña al baño, los socorristas ya realizan su labor en las playas de A Coruña para velar por la seguridad de los ciudadanos. 

El Gobierno local informó de que un equipo de cincuenta socorristas comenzaron a trabajar en los litorales coruñeses desde la jornada de ayer. El inicio de esta labor coincide con la entrada de la comunidad gallega en la nueva normalidad. El propio Ayuntamiento tenía previsto instalar ayer el sistema de control de aforo de playas anunciado el viernes, pero las condiciones meteorológicas no lo permitieron finalmente. “Si bien el mal tiempo está dificultando la colocación del dispositivo, ya que se tiene que conectar a la red eléctrica, esperan poder poner en marcha para cuando las condiciones favorezcan la presencia de los vecinos en las playas”, indica en un comunicado.

El sistema consiste en unos arcos que contabilizan las personas que entran y salen de las playas y un semáforo que indica la afluencia en cada momento: el color verde significa que hay espacio suficientes; el ámbar, que la capacidad comienza a completarse; y el rojo, que está completa.

Catorce puntos de control
Estos sensores están conectados a un software que tiene registrada la capacidad de cada arenal a lo largo del día en función de las mareas. Habrá catorce puntos de entrada y salida: cuatro en la playa de Riazor; cuatro en el Orzán; dos en el Matadero; uno en las Lapas; dos en San Amaro; y otro en la playa de Oza. Dichos sistemas permitirán conocer en todo momento con precisión cuántas personas hay en los arenales. Además, el Ayuntamiento informará sobre la capacidad de los litorales mediante unos paneles situados en distintos puntos de la ciudad y de una web de Medio Ambiente, que se podrá consultar desde el móvil a través de un enlace o con un código QR.

La Policía Local coordinará todo el operativo desde el centro de mando que está instalado en la Coraza del Orzán. Este centro permanecerá abierto todo el verano, con labores no solo de coordinación y vigilancia, sino también de información y seguimiento a través de dos dispositivos de megafonía. Estos dispositivos servirán, además, para indicar el cierre por mareas vivas.

Un equipo de cincuenta socorristas trabaja ya en las playas de la ciudad