La Tercera Ronda se ejecuta a la vez en seis zonas diferentes para que esté lista en 2015

|

La Tercera Ronda es una realidad. Al menos, a simple vista, ya que desde hace meses los coruñeses pueden adivinar por dónde discurre la carretera que está llamada a ser el principal acceso a la ciudad. A la infraestructura solo le falta un tramo, el que une Lonzas y A Zapateira. En estos momentos, los responsables de la obra aseguran que los trabajos van a buen ritmo, e incluso se ha solicitado al Ministerio de Fomento que adelante parte del presupuesto de 2014 para dar un nuevo impulso a la carretera, en la que los operarios trabajan ya en seis zonas diferentes al mismo tiempo.
La carretera, que está siendo ejecutada por fases por la Xunta y el Ministerio de Fomento, comenzó a construirse en 2006. Con seis carriles y una longitud total de 18,3 kilómetros –4,1 autonómicos, 1,1 del enlace de As Rañas y 13 kilómetros estatales–, fue diseñada para absorber 40.000 vehículos diarios, lo que permitirá liberar un tercio del tráfico que circula por la avenida de Alfonso Molina. Esta infraestructura, en la que se invirtieron más de 200 millones de euros, conectará A Coruña de forma directa con la AC-552, la AG-55 y la A-6. La carretera se compone de varios tramos. Parte de Manuel Murguía, en el cruce con la ronda de Outeiro, y finaliza en la carretera de Baños de Arteixo, a la altura del centro comercial Marineda City. Este tramo fue ejecutado por la Xunta y entró en servicio en diciembre de 2011.
La otra salida de la Tercera Ronda (o AC-14 en el caso del tramo estatal) hay que buscarla en el cuartel de Lonzas. De ahí parte un viaducto que discurre a lo largo de Pocomaco y Mesoiro hasta acabar en A Zapateira. Se trata del único trazado que todavía está en obras. La carretera, dependiente del departamento de Ana Pastor, conectará en A Zapateira con los dos últimos tramos que se construyeron de la AC-14 y que llevan varios años en funcionamiento: la conexión directa con el aeropuerto y el enlace con la A-6 en Ledoño.
Además, queda otro tramo pendiente, que no forma parte del proyecto de la Tercera Ronda, pero que servirá para unir la carretera que construyó la Xunta entre Manuel Murguía y A Grela y el de Fomento que une Lonzas y A Zapateira. Se trata de una vía de 1,1 kilómetros que el Gobierno gallego está construyendo en As Rañas, y que unirá ambas carreteras a la altura de Pocomaco.

presupuestos
El Gobierno central confirmó su apuesta por la carretera en los Presupuestos Generales para 2014, en los que incluyó una partida de 17,4 millones de euros para concluir el tramo de Lonzas-A Zapateira. Solo faltaría el pago de seis millones de e uros correspondientes a certificaciones de obras para los ejercicios de 2015 y 2016. El objetivo de Fomento es que la carretera entre servicio en marzo o abril de 2015. En el caso del enlace de As Rañas, este estará listo un año antes, ya que se calcula que las obras finalizarán en la primavera del próximo año.
Según los responsables del proyecto, se han superado los tramos más complicados técnicamente en el trazado que discurre entre Lonzas y A Zapateira. Pese a esto, todavía está pendiente de cerrarse uno de los proyectos que supondrá una mayor dificultad técnica, y que inicialmente no estaba incluido en el plan de obra de la AC-14: el paso elevado que unirá las avenidas de Glasgow y Picasso.
La infraestructura responde a una demanda de los vecinos de O Birloque y Elviña. El diseño inicial de la Tercera Ronda eliminaba la conexión que existe en la actualidad entre ambos barrios a través de la avenida de San Cristóbal. Aunque en un principio se descartó la idea de construir un puente por el elevado coste del mismo, el Ayuntamiento trato de buscar otra solución, que la ministra de Fomento, Ana Pastor, aceptó financiar el pasado 22 de marzo. Se trata de un paso superior que elevará el trazado actual en poco más de 1,5 metros. Por debajo, se deprime la rasante de San Cristóbal hasta alcanzar la canalización del río Mesoiro, que discurre a lo largo de esta avenida, y que fue uno de los obstáculos con los que  se encontraron los técnicos a la hora de proponer una solución para esta zona.
El proyecto constructivo todavía no está cerrado. El Ayuntamiento se comprometió a volver a reunirse con los vecinos de ambos barrios a finales de este año para explicarles cómo se van a realizar las obras en la zona. El concejal de Urbanismo, Martín Fernández Prado, también acaba de mantener un encuentro con las comunidades de vecinos del cruce con San Cristóbal para cerrar el diseño definitivo del paso superior y su conexión con el entorno.

conexiones
Los trabajos para concluir la Tercera Ronda no acaban aquí. El Ministerio de Fomento también deberá completar el resto de conexiones de la vía de alta capacidad con los barrios.
Las obras, con un coste de un millón de euros, permitirán construir una nueva salida desde la avenida de Salgado Torres hacia Pablo Picasso, que funcionará como conexión de la futura estación intermodal. Aunque en un principio se planteó la posibilidad de crear una rotonda en la plaza de Casares Quiroga, la idea fue descartada. Falta por conocer ahora el proyecto definitivo, que aún no se hizo público.
En las obras complementarias se incluye una pasarela sobre Salgado Torres que conectará la calle de Blanco White con la iglesia de San Cristóbal das Viñas; un paso inferior en el acceso de la Tercera Ronda al polígono de Vío; otro paso inferior en la conexión con Mesoiro y la humanización del ramal que conectará con la avenida de la Universidad. n

La Tercera Ronda se ejecuta a la vez en seis zonas diferentes para que esté lista en 2015