Doña Cristina tenía la mitad de Aizoon porque su marido se lo pidió

Spain's Princess Cristina is seen on a large screen transmission in the press area while testifying in court in Palma de Mallorca, Spain, March 3, 2016. REUTERS/Enrique Calvo
|

Apenas una hora después de que su marido, Iñaki Urdangarin, concluyera este jueves su interrogatorio, que comenzó el pasado viernes, la infanta Cristina declaró como acusada en el juicio que se celebra por el caso “Nóos”, en el que está siendo juzgada como cooperadora necesaria de los dos delitos fiscales que habría cometido el exduque de Palma, a través de Aizoon, la empresa de la que ambos son propietarios.
El letrado Pablo Molins anunció al inicio del interrogatorio que Doña Cristina solamente respondería a las preguntas de sus abogados y no a las de las acusaciones, entre ellas el sindicato Manos Limpias, única acusación que dirige acciones penales contra la hermana del rey, y que solicita ocho años de cárcel para la acusada.
Y así fue. Entre las preguntas que la abogada del sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, hizo a la infanta, de la que no tuvo ninguna respuesta, ha estado la de su papel en Aizoon.
En respuesta a su letrado, Pablo Molins, la infanta Cristina sí dijo que Aizoon se constituyó con el objetivo de “canalizar los ingresos profesionales” de su marido, Iñaki Urdangarin, y que ella poseía el 50% de la sociedad porque así se lo pidió su esposo. 
“Así me lo pidió y yo acepté”, declaró, también añadió que fue asesorada sobre este tema por Carlos García Revenga. La infanta dijo que “no tenía firma ni poderes” en Aizoon, así como tampoco podía acceder al saldo de las cuentas de la sociedad y “nunca” conoció el balance de esta.
Y tal y como había hecho su marido, Iñaki Urdangarin, dijo que si firmó el contrato de arrendamiento del despacho de la sociedad se debió a una “equivocación”. “Yo no puedo firmar en nombre de Aizoon”, añadió antes de apuntar que conoció este “error” a raíz del actual proceso.
Asimismo, manifestó que la visa que tenía a su nombre en Aizoon la custodiaba Urdangarin, tal y como él mismo ha manifestado ante el tribunal. “No recuerdo haberla utilizado, no disponía de ella y tampoco tuve la clave”, subrayó y respondió que no es consciente de que esa tarjeta tuviese cargos.
Antes de responder a su abogado, la letrada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, realizó a la infanta preguntas como “Si su marido consultaba con usted todos sus correos, ¿no consultaba el resto de asuntos que tenía con Aizoon cuando usted era propietaria del 50%?”; 
“¿usted nunca se preocupó por cómo estaba dada de alta la niñera y cuidadora de sus hijos?”; “¿conocía todas estas prácticas y si las conocía, las consentía?” o “¿le ponía su marido al día de las cuentas de la sociedad?”.

Doña Cristina tenía la mitad de Aizoon porque su marido se lo pidió