Piden diez años de cárcel para el hombre que acuchilló a su expareja en la ronda de Outeiro

16 agosto 2014 / 17 agosto 2014 página 6 A Coruña.- Detenido un hombre tras apuñalar a su exnovia en un bar de la ronda de Outeiro Establecimiento donde se registró la agresión
|

El café bar Yesterday, en el número 234 de la ronda de Outeiro, estuvo a punto de convertirse en agosto de 2014 en el escenario de un asesinato cuando un hombre apuñaló hasta cuatro veces a su expareja, camarera en ese local. La víctima pudo huir, pero recibió varias pequeñas cicatrices en el brazo izquierdo, y ahora la Fiscalía pide para su agresor nueve años y diez meses de cárcel y más de 17.000 euros por los daños, además de privarle de la patria potestad sobre la hija de 7 años que tienen en común y una orden de alejamiento de diez años de validez. 
La víctima ahora podría estar muerta si no fuera por la oportuna intervención de un transeúnte. El acusado había discutido con ella por si hija, así que acudió al café donde trabajaba con un cuchillo de 10 centímetros oculto en un tobillo. Esperó sentado a que se fuera el único cliente que había a esa hora en el local, alrededor de las dos de la tarde, y actuó. 
Según el escrito de la acusación, rodeó la barra y le arrojó un servilletero y una silla para acorralarla en un rincón. “La insultaba y le gritaba que la iba a matar”, afirma el fiscal en el texto. Fue entonces cuando esgrimió el cuchillo y la apuñaló hasta en cuatro ocasiones. Apuntó a la cabeza, pero le hirió sobre todo en los brazos porque ella se cubría con ellos, tratando de protegerse de su acometida. 
 En ese momento, un hombre que pasaba por delante de la puerta del café observó lo que estaba ocurriendo y le increpó. Fue en ese momento cuando la mujer consiguió escapar, aprovechando al distracción.  

A punta de pistola
El acusado la persiguió hasta el exterior, y una vez en medio de la calle, amenazó con el cuchillo a todos los que le rodeaban muchos de los cuales, según el escrito de la acusación, le insultaban y recriminaban. Todo pudo haber ido a peor, pero la casualidad quiso que en ese momento pasase muy cerca una patrulla de la Policía Local, que acudió inmediatamente a la primera llamada que alertó de lo que estaba ocurriendo. En cuanto le vieron, bajaron del coche patrulla y desenfundaron sus pistolas.
El detenido no quiso soltar el cuchillo al principio, pero tras conminarle a ello varias veces los policías, se dio cuenta de que todo había acabado y lo tiró al suelo.  Todo lo sucedido fue grabado por las cámaras de seguridad con los que cuenta el café bar.
La Fiscalía recuerda en el escrito de la acusación que no intentó herir a nadie más, ni a los espectadores ni a los agentes de Policía. Por otro lado, el sujeto padece un “trastorno de la personalidad y capacidad intelectual límite” y aunque no están alteradas su funciones cognitivas, admite el fiscal que las “volitivas en situación de tensión pueden verse disminuidas” .

Piden diez años de cárcel para el hombre que acuchilló a su expareja en la ronda de Outeiro