Estreno de vértigo

|

El Deportivo inicia otra temporada ilusionante con un partido de máxima dificultad, en su estadio de Riazor frente al vigente campeón de Liga, Champions League y Supercopa, un Real Madrid intratable en los últimos meses y uno de los máximos candidatos al entorchado liguero.
El conjunto de Pepe Mel se ha marcado como objetivo que el cuadro ‘merengue’ tenga que sufrir en A Coruña, obligando a su rival a pensar también en defender y no solo en dar rienda suelta a su desbordante talento.
No será a priori una empresa sencilla para un Depor renovado, con importantes ausencias y cuyo objetivo primordial será clausurar el curso con una permanencia algo menos angustiosa que la lograda las tres últimas temporadas.
Los de Riazor, que no vencen al Madrid desde 2008 (desde 1992 al citado año los blancos nunca se impusieron en Marineda), deben desafiar a la historia más reciente; no en vano, las tres últimas visitas de los capitalinos se saldaron con otros tantos triunfos, con resultados tan significativos como el 2-8 del ejercicio 14-15 o el 2-6 del 16-17.
A tenor de las probaturas que ha venido realizando en Abegondo y Riazor el preparador Pepe Mel, el Depor optará por la superpoblación en su medular para intentar cortocircuitar el juego de toque adversario, con un trivote que aporte destrucción y también llegada.
Una de las mejores noticias que ha recibido el ‘staff’ técnico coruñés ha sido la recuperación de su máximo artillero del pasado curso, el rumano Florin Andone; después de haber superado unas molestias en la zona inguinal, el ‘10’ estará salvo sorpresa en la formación inicial.
Siempre con Rubén Martínez como cancerbero titular, la defensa estará configurada por Schär y Sidnei en el eje central, flanqueados por Juanfran en la derecha y Luisinho en la izquierda.
Por delante actuará una terna que aúna músculo, desplazamiento de balón y llegada: Guilherme, Mosquera y Borges se las tendrán que ingeniar para maniatar a los ‘cerebros’ visitantes e intentar canalizar los movimientos de ataque locales.
El consabido trivote otorgará mayor libertad de movimientos a los tres futbolistas más avanzados del bloque herculino. El argentino Fede Cartabia actuará pegado a la cal en la derecha, mientras que el cedido por el Valencia Zakaria Bakkali lo hará en la siniestra, siempre con Florin Andone en punta de lanza para exprimir su potencia y oportunismo.
En el banquillo de la suplencia aguardarán su turno de intervención en un partido de mucho desgaste otros hombres de perfil ofensivo como Bruno Gama, Borja Valle o Adrián López; precisamente el potente atacante de Teverga es el único superviviente (en su segunda etapa en el club) del glorioso pasado frente a los ‘merengues’.
Mel no podrá contar para esta cita con Emre Çolak (por sanción), Fede Valverde (por cláusula en su contrato) ni Carles Gil (lesión). Por decisión técnica se han quedado fuera de la lista de 18 hombres los defensas Raúl Albentosa y Gerard Valentín.
El Real Madrid, que aterrizará hoy mismo en A Coruña, llega sumergido en un clima de euforia arrastrado desde el final del pasado ejercicio. Sin su hombre más mediático, Cristiano Ronaldo, pero plagado de estrellas -en su mayor parte llegadas a golpe de talonario-, el equipo de Zinedine Zidane representa una auténtica amenaza para cualquier conjunto de élite. De entre su pléyade de estrellas sobresale el malagueño Isco, rey de las filigranas en el centro del campo, y Marco Asensio, que, paradójicamente, apunta al banquillo. l

Estreno de vértigo