El Govern convocará el referéndum con la ley del Parlament aunque la suspenda el Constitucional

|

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, anunció ayer que el Govern prevé convocar el referéndum del 1 de octubre con la ley del Parlament –registrada por JxSí y la CUP la semana pasada– aunque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la impugne y el Tribunal Constitucional eventualmente la suspenda.
En declaraciones a Rac1, defendió que la ley del referéndum será aprobada por un Parlament “legítimo y democrático”, por lo que considera que puede aplicarse aunque la rechacen Gobierno central y el Alto Tribunal.

Desobediencia
El Govern no utiliza el término desobediencia, pero asegura que aplicará la ley del Parlament por obediencia a la Cámara catalana: “Lo que haremos como Govern es obedecer una ley que fue aprobada por el Parlament de Catalunya y le daremos plena vigencia”.
Rull afirma que, para esta maniobra, a la Generalitat le asisten dos derechos reconocidos internacionalmente: el principio democrático, que reconoce el referéndum como una operación democrática, y el derecho a de excepción, que les permite sortear al TC, a su juicio.
Según el conseller, el derecho de excepción les permite no cumplir con el derecho interno español porque el Govern intentó de “buena fe” pactar el referéndum y, al negarse el Estado, considera que puede elaborar una ley catalana para hacer la consulta.

Escocia y Quebec
“El Estado se ha negado sistemáticamente a hacer lo que han hecho Escocia y Quebec. Ante esto pondremos las urnas de acuerdo con un parlamento legítimo y democrático que es el Parlament de Catalunya”, concluyó.
Rajoy anunció este lunes que impugnará la ley cuando el Parlament empiece a tramitarla, algo previsto para mediados de agosto, y Rull lamentó que acuda “obsesivamente” a la justicia y no aborde la cuestión de forma política.
Si Rajoy cumple con su palabra y el Govern también, esto significa que el Parlament seguirá tramitando la ley pese a que el Tribunal Constitucional (TC) la suspenda, algo que no ha ocurrido nunca hasta la fecha.
Rull recomendó el voto presencial de cara al 1 de octubre para evitar posibles trabas del Estado contra los mecanismos que habilite la Generalitat para los que no puedan acudir a votar físicamente.

Votación electrónica
Descartada la votación electrónica, el conseller aseguró que la Generalitat buscará facilitar “el voto por correo más que por Correos”, previendo que no podrá contar con la colaboración de la empresa estatal. 
Mientras, el vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, alertó de que los independentistas lo que buscan es una reacción “desmedida y desproporcionada” del Gobierno del PP al “desafío rupturista” abierto en Cataluña, pero recalcó que no van a “caer en la trampa”.
En declaraciones a Europa Press, Arenas señaló que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y sus socios lo que buscan es “conseguir crispación”, pero ha garantizado que el Gobierno “va a responder con mucha mesura y responsabilidad”. Según dijo, “nadie puede esperar una respuesta airada ni de Rajoy ni del Gobierno”.
“Están buscando reacciones del Gobierno desmedidas y desproporcionadas y, desde luego, bajo ningún concepto vamos a caer en esa trampa”, manifestó el exministro, que recalcó que hay que responder al desafío secesionista defendiendo la legalidad y el Estado de Derecho. l

El Govern convocará el referéndum con la ley del Parlament aunque la suspenda el Constitucional