Los cuatro sindicatos críticos paran la huelga de justicia con división

El presidente del comité de huelga, junto a a representantes de las organizaciones sindicales | brais lorenzo (efe)
|

Los sindicatos SPJ-USO, Alternativas na Xustiza-CUT, STAJ y CIG acordaron ayer “interrumpir” la huelga de justicia, una maniobra que ponen en duda FeSP UGT y CSIF, en una jornada en la que este paro tuvo un respaldo mínimo, según la Xunta.

La huelga indefinida que empezó el 7 de febrero vivió ayer la propuesta de interrupción por parte de un comité de huelga al que acudieron únicamente los sindicatos SPJ-USO, Alternativas na Xustiza-CUT, STAJ y CIG, que sumaron el 65% de los votos en las últimas elecciones.
Este organismo ya ha sido abandonado por CCOO, el sindicato minoritario que llamó a la incorporación al trabajo, y a él no acuden ni FeSP UGT ni CSIF, que esperan disculpas públicas por lo ocurrido en la jornada en la que se votó la oferta de la Xunta, en la que denunciaron coacciones de AXG-CUT, STAJ y CIG, que defendían el no y ganaron.

Ayer se planteó la interrupción de la huelga, una figura de cuya legalidad dudan UGT y CSIF al mantener que “no existe”, para reconducir el conflicto, en una jornada con el mínimo apoyo hasta el momento, de una décima parte del inicial. La Xunta aseguró, a través de un comunicado, que el seguimiento fue de un 3,78%.

Los siete sindicatos empezaron el conflicto en octubre, cuando denunciaron “discriminación” de los funcionarios de la Administración de Justicia de Galicia, pues son los que tiene el complemento autonómico transitorio más bajo del Estado entre las comunidades con competencias transferidas y los únicos que sufren descuentos durante las bajas por enfermedad (IT).

Consenso
Este último punto se resolvió a mediados de marzo con un acuerdo a nivel estatal, mientras que en la mesa de negociación se alcanzó el consenso en materias como la recuperación de las plazas amortizadas o la consolidación de los refuerzos de larga duración. Las diferencias finales quedaron limitadas a la parte salarial. Durante la última reunión de negociación, del 18 de abril, el Gobierno gallego llegó a 135 euros para los gestores, 127 para los tramitadores y 122 para los cuerpos de auxilio; cantidad rechazada por el comité de huelga, que pidió 140 euros lineales.

Tras este encuentro, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, acusó a SPJ-USO, FeSP UGT, CSIF y CCOO de haber negociado con él personalmente a espaldas del resto del comité y haber apalabrado el acuerdo ofrecido, por lo que se volvió a plantear el mismo el 26 de abril, que las cuatro organizaciones sindicales aceptaron llevar a los trabajadores, que lo rechazaron. Quedó entonces el comité de huelga roto.

Los cuatro sindicatos críticos paran la huelga de justicia con división