Los ladrones de metal se llevan las placas de bronce del Paseo Marítimo

|

El Ideal Gallego-2011-06-10-007-763f7d27

abel peña > a coruña
  Los vecinos de Los Rosales han denunciado en su blog un nuevo caso de robo de metal en la zona del Paseo Marítimo más próxima a su barrio, donde una mano anónima ha robado una de las placas de bronce conmemorativas que se encuentran al pie del monte de San Pedro. Una segunda placa, ésta en un monolito que recuerda el premio San Telmo del Colegio de Ingenieros, Canales y Puertos, amaneció deformada y sospechan que será la siguiente.
Tienen motivos para temerse lo peor: esta zona del Paseo Marítimo está poco transitada por encontrarse lejos del centro de la ciudad, y los ladrones de metal han encontrado en sus instalaciones un filón del que aprovecharse:  en las últimas semanas, los vecinos han advertido la desaparición del robo de cable en la gran mayoría de las farolas que van desde el elevador del Monte de San Pedro hasta O Portiño.
Pero la lista es aún más larga:  también han desaparecido docenas de respaldos de los bancos que forman la barandilla del paseo a esa altura. Incluso se han echado en falta los esmaltes de la artista coruñesa Julia Ares con las que se marcan los kilómetros.  

En el centro >
En realidad, el robo del metal no es un problema que se limite a las zonas más solitarias de la ciudad, o del Paseo Marítimo. El verano pasado llamó la atención un curioso caso: un hombre robó en menos de una semana tres veces y a plena luz del día cable eléctrico a la altura de las playas del Orzán y Riazor. El sujeto, de origen portugués, fue detenido  in fraganti (en repetidas ocasiones), por la Policía Local.
Además de cable, han llegado a desaparecer en varias ocasiones las tapas de las alcantarillas y de los desagües, con el consiguiente peligro que supone para el tráfico rodado. Aunque, sin duda, donde más serio es el problema en puntos aislados donde los ladrones de metal tienen tiempo de robar en mayor cantidad. Un ejemplo de ello es la Tercera Ronda: el vial que se espera que contribuya a descongestionar Alfonso Molina tendrá que ser rehabilitado antes incluso de su apertura, porque ha sido despojado de casi todo su cableado desde hace meses. Los ladrones emplearon el método más expeditivo: utilizaron un vehículo para arrancar de raíz las farolas y así poder retirar el cable sin problemas.
Desde la Dirección de Seguridad Ciudadana recuerdan que existe desde hace años un dispositivo para prevenir los robos de metal en las instalaciones y que las patrullas municipales tienen orden de vigilar los lugares más susceptibles de sufrir robos. Eso sí, a la vista está que no pueden impedirlos todos.

Los ladrones de metal se llevan las placas de bronce del Paseo Marítimo