La CIG denuncia que la Axencia Tributaria Galega destruye empleo mientras permite las horas extras

Barreiro explicó ayer la situación de los concursos en Galicia efe

La crisis se llevó por delante muchos empleos. El sector público incluido. Sin embargo, la Axencia Tributaria Galega “permite la realización de horas extra para ejecutar determinados trabajos”. Así, lo denunció el sindicato nacionalista CIG, que arremetió contra esta política laboral, que achacó a la Xunta.
Y es que en un país donde más de 270.000 personas buscan trabajo, la CIG critica que se permita que se hagan horas extra, cuando otras personas podrían ser contratadas para realizar esas labores.
Así, la CIG recordó en nota de prensa la ausencia de ofertas de empleo público que cubra las vacantes, el despido de personal temporal y la eliminación continua de puestos de trabajo.
Una situación que, indicó el sindicato, por un lado provoca que un estado de “incapacidad” de la administración pública para resolver sus obligaciones, a la vez que aumenta el desprestigio de los servicios públicos, lo que lleva, auguró, a la privatización de los mismos.

Dinero extra
Pero además provoca un aumento del desembolso que debe hacer la administración, ya que las horas extras se pagan a más dinero que las ordinarias.
Según la CIG, la destrucción neta de empleo público en todos los servicios de la administración tiene como consecuencia la utilización masiva de horas extraordinarias con la misión de mantener la capacidad recaudadora de la Xunta.
Esto significa a su modo de ver que primero suprimen puestos de trabajo y servicios a los ciudadanos y luego, ante los déficits de personal, se autorizan horas extraordinarias en una situación de crisis y donde las listas de interinidad y relevos (la mayor parte de las personas apuntadas están en situación de desempleo), concebidas para estos casos, son obviadas.
“Esto no puede calificarse más que como una absoluta falta de sensibilidad de la Administración gallega –en concreto de la Axencia Tributaria Galega– con la situación de necesidad de amplios sectores de la población y revelan que el verdadero carácter de las políticas públicas del PPdeG”, lamentó la CIG.
Ante esto, la CIG-Administración invitó a los empleados a que rechacen la realización de horas extras “como única manera de forzar la creación de empleo, aunque sea temporal”.

traslados
Por su parte, la Xunta informó  ayer que había ofertado desde el año 2010 más de 6.700 plazas en concursos de traslados para la provisión de puestos de trabajo vacantes en la Administración gallega.
Este hecho permitió, según el Gobierno gallego, “garantizar en estos últimos años el derecho a la movilidad de los empleados públicos dependientes de la Xunta”, informó a través de un comunicado de prensa.
La Administración gallega ya convocó procedimientos para la provisión de puestos vacantes en el conjunto de cuerpos y escalas de funcionarios y en todas las categorías de personal laboral.

Concursos pendientes
El director xeral de la Función Pública, José María Barreiro Díaz, explicó que en estos momentos la Xunta ultima la resolución de los últimos concursos pendientes.
Algunos de estos concursos llevaban sin convocarse desde hace 20 años, como el de la escala de administración especial de veterinarios, indica el Gobierno gallego en la nota.
Más de 8.500 empleados públicos participaron desde la anterior legislatura en los procesos ofertados por la Xunta, “que no suponen aumento de costes”, se destaca en el comunicado. n

La CIG denuncia que la Axencia Tributaria Galega destruye empleo mientras permite las horas extras

Te puede interesar