El cerebro de los atentados murió en el asalto policial al barrio francés de Saint Denis

An undated photograph of a man described as Abdelhamid Abaaoud that was published in the Islamic State's online magazine Dabiq and posted on a social media website. A Belgian national currently in Syria and believed to be one of Islamic State's most activ
|

La Fiscalía confirmó ayer la muerte de Abdelhamid Abaaoud, el islamista belga al que se considera el cerebro de los atentados de París en los que murieron 129 personas el pasado viernes.
El miliciano del Estado Islámico fue “formalmente identificado”, indicó la Fiscalía, confirmando así que falleció durante el asalto al apartamento en Saint Denis, en los alrededores de París, en el que se sospechaba que estaba escondido.
La identificación del cuerpo, que fue hallado en el interior después de que una mujer –presuntamente prima de Abaaoud– se inmolara “acribillado de impactos”, fue posible “tras la comparación de muestras salibares”, aclaró la Fiscalía.
El diario estadounidense “The Washington Post” ya había anunciado el miércoles la muerte de Abaaud, pero las autoridades francesas no lo habían confirmado. En la rueda de prensa ofrecida el miércoles por la tarde, el fiscal de la República, François Molins, había indicado que los dos cuerpos que había en el interior del apartamento estaban muy dañados y su identificación era difícil.
Abdelhamid Abaaoud no solo desempeñó un “papel importante” en la reciente cadena de atentados, sino que también estaría relacionado con otros cuatro planes desarticulados este año, según el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve.
El ministro aseguró en una comparecencia pública que Abaaoud “desempeñó sin duda un papel determinante” en la cadena de atentados del pasado viernes. La investigación permitirá ahora “determinar la implicación” exacta de Abaaoud y reconstruir la historia de este joven belga de origen marroquí que se unió a la lucha armada en Siria en 2014, apuntó Cazeneuve.
“Las fuerzas del orden están plenamente movilizadas para arrojar luz sobre las circunstancias precisas de los atentados y sobre todos los individuos implicados”, así como la implicación del grupo terrorista Estado Islámico (EI), añadió.
Las autoridades galas, sin embargo, ya consideran que Abaaoud estaba vinculado a cuatro de los seis complots terroristas desbaratados en Francia desde la primavera, entre ellos uno desarticulado en abril en Villejuif, cerca de París.
Según Cazeneuve, en los cuatro planes en los que habría estado implicado Abaaoud coincide el modus operandi: programados desde el extranjero para ser perpetrados por ciudadanos de países europeos formados previamente en el manejo de armas. Sobre la posibilidad de que Francia tuviese constancia de antemano de la presencia en el país del cerebro de los últimos atentados, el titular del Interior aseguró que no disponían de ninguna información sobre su posible llegada a Europa.
Las autoridades francesas no recibieron información al respecto hasta el pasado lunes, cuando “un país de fuera de Europa” dijo “haber tenido constancia” de la presencia de Abaaoud en Grecia –no aclaró cuándo habría pasado por territorio griego–.
Por otro lado, Salah Abdeslam, considerado el octavo terrorista que participó en los atentados de París y que se encuentra huido desde entonces, ha cambiado su imagen y usa otro nombre, según creen los investigadores franceses. Así se lo comunicaron a las distintas policías europeas, incluyendo a las fuerzas y cuerpos de seguridad españolas.
Según esa alerta remitida por Francia, el nuevo nombre que estaría usando el presunto terrorista es el de Yassine Baghli. Las fuerzas de seguridad francesas transmitieron a sus colegas europeos a primera hora de la tarde del sábado las primeras informaciones sobre este sospechoso. Indicaban que se trataba de Salah Abdeslam y que nació el 15 de septiembre de 1989 en Bruselas. También aportaba el nombre de sus padres y otros datos personales como que mide 1,75 metros o que tiene los ojos marrones. Horas después, era la propia Policía Nacional francesa la que publicaba su imagen y pedía colaboración ciudadana.
Es hermano de Brahim Abdeslam y los investigadores creen que habría alquilado el Volkswagen Polo negro que supuestamente fue utilizado para los atentados. Las autoridades belgas registraron su entrada en Bélgica desde Francia el sábado por la mañana, pero no fue detenido porque su identidad no se había ligado aún a los atentados.
Se ha difundido la nueva imagen relacionada con este terrorista, en la que lleva gafas y parece haberse aplicado un peluquín con el que se le aprecia un flequillo (en su foto anterior lucía el pelo muy corto). La Policía belga investigó antes de los atentados de París a los hermanos Brahim y Salah Abdeslam, pero cerró el expediente al considerar que “no había más riesgo que la radicalización” y no contemplaron amenaza terrorista.  
Mientras, la Policía de Suecia identificó ayer a un sospechoso en medio de la alarma que se ha desatado en toda Europa por la amenaza yihadista.
Las autoridades suecas difundieron fotografías de un hombre identificado como Mutar Muthanna Majid. El sospechoso sería de origen iraquí y tendría unos 25 años. Según el diario sueco “Expressen” sería miembro del Estado Islámico.

El cerebro de los atentados murió en el asalto policial al barrio francés de Saint Denis