La niebla causa nuevos desvíos y problemas para aterrizar en Alvedro sin que Enaire aclare cuándo actuará

El buen tiempo de los últimos días no ha impedido que la terminal sufriera problemas | quintana
|

El aeropuerto de Alvedro sufrió ayer, de nuevo, una mañana complicada debido a la niebla que cerraba la visibilidad de la pista desde el aire. Al menos un avión tuvo que ser desviado y otros pasajeros padecieron atrasos en sus respectivas conexiones. Todo esto sucede a pesar de las recientes protestas de la plantilla por las distintas características con las que se activan los protocolos en A Coruña con respecto a otros aeródromos. En este contexto, Enaire sigue sin aclarar cuándo actuará para analizar si es posible implantar ayudas al aterrizaje por la cabecera sur o 03.
El año pasado el gestor de navegación aérea en España, Enaire, aseguró que tenía previsto realizar vuelos de prueba en Alvedro para ver si era factible crear un sistema que facilitase la toma de tierra por la cabecera más próxima al Monte Xalo, que hoy está infrautilizada. Sin embargo, a estas alturas del año nada se sabe de las prácticas y los problemas se siguen acumulando en la infraestructura.
La carencia de facilidades en una de las dos posibles cabeceras para que los aviones aterricen implica que estos solo pueden llegar a su destino en condiciones meteorológicas óptimas en la cabecera norte. Por ello, ayer, la niebla volvió a jugar una mala pasada a los pilotos que se encargaban de operar las primeras líneas de la mañana. Aunque para despegar no había grandes dificultades, los retrasos se fueron acumulando.
Según los propios trabajadores, se desvió el primer vuelo de Iberia procedente de Madrid por la niebla, a la que hay que sumar el hecho de que el Procedimiento de Baja Visibilidad (LVP) se activa a más altura de la pista que en otros aeródromos.
En tierra pero con dificultades
Aunque los vuelos procedentes de otros puntos pudieron llegar a Alvedro, lo cierto es que las condiciones meteorológicas provocaron retrasos en los aviones que tenían como destino A Coruña y, en consecuencia, en los que debían volver a salir.
Por ejemplo, según operarios y algunos de los pasajeros, la salida de un Vueling de Barcelona se atrasó un poco con la esperanza de que la niebla levantase en el municipio de Culleredo y fuese posible evitar un hipotético desvío al vecino Lavacolla.
Finalmente dejó a los viajeros en la terminal algo más tarde de lo previsto por lo que la salida de la aeronave de nuevo se prolongó en el tiempo. A todo ello se sumaba la posibilidad de que por la tarde hubiese nuevos retrasos en el puente aéreo con Madrid debido a la previsión de que se iba a producir una tormenta en la capital. Al margen de estas cuestiones ajenas a las circunstancias de Alvedro, este ya padeció algunos problemas hace escasos días (además de las modificaciones en algunas rutas en la noche de este domingo por las tormentas) también motivados por la escasa visibilidad. Fue entonces cuando el comité del centro se quejó de las desigualdades padecidas por Alvedro tanto a la hora de activar el LVP como cuando se fija el techo de nubes muy por encima de otras terminales.
Por su parte, Enaire sigue ajeno a todas estas contingencias y, de momento, no avanza fechas para practicar los estudios necesarios para aportar ayudas al aterrizaje por la cabecera sur. l

La niebla causa nuevos desvíos y problemas para aterrizar en Alvedro sin que Enaire aclare cuándo actuará