Una clase de inclusión, no de integración

El Ideal Gallego-2016-02-03-013-a3848546
|

Aún no han dado el salto a unos Juegos Paralímpicos pero todo se andará para los colaboradores del Proyecto Enki –promovido por la Fundación Abrente y la Fundación María José Jove– que de la mano de la Fundación Obra Social la Caixa ya se han convertido en héroes para más de 1.000 niños de una veintena de colegios coruñeses. Con un palmarés deportivo sobradamente abultado, Ángel López, Martín Varela e Iván Montero trataron de enseñar ayer a los periodistas cuál es su realidad en el agua, en la carretera o en la pista, cuando compiten por ser los mejores en sus respectivas disciplinas.
La clase magistral, con la que han pasado dos meses de escuela en escuela para normalizar la discapacidad entre las nuevas generaciones, trataba de dar un paso más allá de la integración y fomentar la inclusión. “Queremos la inclusión de las personas con diversidad funcional y la inclusión es normalidad; no hay mayor normalidad que la de los niños”, comentó Carmen Touza, presidenta de la Fundación Abrente, aludiendo al germen de este nuevo proyecto. 
Los tres deportistas gallegos contaron sus experiencias vitales, en las que los accidentes de tráfico tuvieron mucho que ver, pero lejos de compadecerse pidieron que se les trate como a los demás. Como lo hace desde hace unos años la iniciativa Enki y como demostraron que se debe hacer venciendo a todos tanto encima de una handbike como en un partido de tenis o en la silla de atletismo propia del triatlón. 
Martín Varela, que fue el número 1 de España en tenis adaptado durante año y medio consecutivo y que ahora luchará por llegar al máximo nivel en la disciplina que ha hecho grande a Javier Gómez Noya, destacó la necesidad de que se les incluya en las pruebas deportivas. 
“Integración é que a xente corra aparte coas handbikes, inclusión é correr co resto: non queremos que nos integren senón que nos inclúan”, resaltó. Con un punto canalla explicó que a la hora de formalizar una inscripción para una prueba como una carrera a nadie debería importante “se corro con unha silla ou coas orellas”. 
Sus compañeros el triatleta Ángel López y el ciclista Iván Montero pidieron facilidades para prácticar deporte pero a nivel de herramientas de trabajo (bicis, sillas...) y burocracia pues los impedimentos que se encuentran no son físicos sino económicos. A los niños les preguntan cuánto les cuesta correr y explican que para ellos ese nada no existe. 
Tras destacar la falta de apoyo de las administraciones públicas, Varela se atrevió a bromear con que los políticos deberían animarse con la idea de patrocinarlos. “Eu sempre lle digo aos posibles sponsors que son un producto ‘cojonudo’ porque estarían a apoiar o deporte e a obra social”, confesó. Pero “seguen sen ver que se axudarían a eles mesmos e tamén a nós”.

Una clase de inclusión, no de integración