La federación vecinal tratará el lunes el abandono de tres asociaciones

La Federación de Vecinos, durante una asamblea en O BIrloque susy suárez
|

Si las vacaciones suponen un respiro para la mayoría, con más razón lo son en el caso de la Federación de Asociaciones de Vecinos, que se reunirá el lunes para decidir como afrontar la crisis que estalló en la asamblea del viernes pasado, cuando se levantaron de la mesa los representantes de Monte Alto, Novo Mesoiro y Oza-A Gaiteira-Os Castros. Ninguna de las dos partes quiere hablar de secesión pero Paulo Sexto, presidente de esta última asociación, ya menciona la posibilidad de trabajar “con outros colectivos”. La presidenta de la Federación Luisa Varela, sostiene que existe un problema ideologico de fondo.
“Siempre nos reprochan que no somos lo suficientemente combativos. De hecho, algunas de los descalificaciones que emplearon en la asamblea fue que somos ‘sumisos con el poder’ y no sé a lo que se refieren”, explica Varela, que recuerda que en la Federación están integradas 25 asociaciones, y que las tres que el viernes se retiraron de la asamblea son una pequeña representación. Eso sí, muy crítica con el gobierno de Carlos Negreira.
Sin embargo, la visión de Varela y de su junta directiva, que acaba de ser renovada tras las últimas elecciones con pocos cambios, es que el movimiento vecinal debe ser práctico y no entrar en el terreno de la política. “Parece que lo que quieren es que por cada problema que hay montemos una protesta, y nosotros reivindicamos hasta donde podemos”, explica la presidenta de la federación.
Pero Sexto asegura que se sienten faltos de apoyo en el problema de las descargas de carbón que afectan al barrio de Os Castros y consideran que la federación podría hacer más, dado que participan en el foro ambiental de la Autoridad Portuaria.
“¿Y qué quieren que hagamos nosotros, si el Puerto no convoca el foro desde hace más de un año?”, se pregunta Varela. De forma parecida contempla el caballo de batalla de la asociación de Monte Alto, la rehabilitación de la antigua prisión provincial para convertirla en un centro social. Ella asegura que cada vez que Monte Alto le ha pedido ayuda a la federación, la ha obtenido en forma de un comunicado. n

La federación vecinal tratará el lunes el abandono de tres asociaciones