El año en que Murray salió del segundo plano universal

La sombra de Djokovic, Nadal y Federer ha quedado atrás reuters
|



El año 2016 tuvo, por encima de todo, un nombre propio, el de Andy Murray. El escocés dejó atrás su papel de secundario de Novak Djokovic, Rafa Nadal y Roger Federer tras firmar la mejor temporada de su carrera: campeón de Wimbledon, olímpico, del Masters y de tres Masters 1000 y Nº1 mundial en detrimento del serbio.
Otro de los nombres fue el del zurdo de Manacor, inédito por segundo año consecutivo en finales de Grand Slam y con dudas sobre su continuidad en el circuto; las lesiones le condujeron a una pérdida de confianza y esta a la incertidumbre. Pese a todo, su fortaleza pétrea le llevó a jugar un inhumano maratón de partidos en los JJOO de Río, adonde llegó tras dos meses en el dique. Y la determinación tuvo premio: medalla de oro en dobles junto a Marc López.
El otro nombre de 2016 fue Angelique Kerber. La alemana salió de la sombra de Serena Williams para arrebatarle el Nº1 de la WTA, además de vencerle en una final ‘grande’, la del Open de Australia, aunque la estadounidense se vengó en la de Wimbledon. Sin embargo, el único lunar importante del año de la germana fue caer en la final de Río ante la puertorriqueña Mónica Puig, toda vez que la derrota ante la eslovaca Dominika Cibulkova en el Masters entra un poco más dentro de cierta lógica.
España volvió a lo más alto en categoría femenina con la coronación de Garbiñe Muguruza en París. Pero la conquista del primer Grand Slam de su carrera, lejos de impulsarla, pareció hundirla, porque a partir de ahí su temporada fue un fiasco detrás de otro, con renuncia incluida –los rumores apuntan a una noche loca previa al debut– al dobles mixto de Río, donde iba a formar pareja con Nadal.
Aun así, la modalidad de dúos deparó un excelente año para la ‘Armada’ española. Al título olímpico se unió el de Roland Garros, con los López, Feliciano y Marc, batiendo por 6-4, 6-7(6) y 6-4 a la mejor pareja de la historia, los gemelos estadounidenses Mike y Bob Bryan. A las puertas de la gloria se quedaron Pablo Carreño y Guillermo García-López en el US Open, al caer en el partido definitivo frente al escocés Jamie Murray y el brasileño Bruno Soares (6-2 y 6-3).
Por cierto, Jamie llegó a liderar, en el mes de abril, el ránking ATP de dobles, un presagio de lo que haría a final de temporada su hermano pequeño en individuales.

El año en que Murray salió del segundo plano universal