Tinieblas en la portería

|

Después de las actuaciones de Manu Fernández ante el Mirandés y en la Liga frente Rayo Vallecano, con el internacional Stipe Pletikosa fuera de forma desde su incorporación al Deportivo para suplir la baja de larga duración de Fabricio Agosto y sin haber podido despejar la incógnita de cómo responde bajo palos, cualquier contratiempo con el titular, el argentino Germán Lux, hace que las alarmas salten en el equipo y el deportivismo. 
Ayer, el guardameta suramericano se dirigió al vestuario antes que el resto de sus compañeros, tras hora y veinte de sesión. Lo hizo por precaución con síntomas de fatiga muscular. En principio, nada hace temer que se vaya a perder el compromiso del sábado ante el Betis en el estadio de Riazor, pero, para evitar el mínimo riesgo, ha recibido cuidados especiales.
Bajo la lluvia de Abegondo, con el terreno de juego pesado, el riesgo de sufrir una lesión muscular se agrava. Así que Lux optó por la prudencia y, tras hacer ejercicios de portería, abandonó el césped cuando los jugadores de campo se incorporaron al entrenamiento en el segundo y tercer campo de Abegondo, donde ya estaban los tres guardametas.
Y es que el entrenamiento, que comenzó con la típica sesión de vídeo, continuó para los jugadores en el gimnasio que está tras el último campo de la ciudad deportiva mientras los porteros, a las órdenes de Manu Sotelo, se ejercitaban en el segundo terreno de juego de ‘El Mundo del Fútbol’.
Hacia las 18 horas, Víctor y los jugadores comenzaron a trabajar en ese mismo campo con tareas tácticas. El míster blanquiazul ensayó la presión alta, el contragolpe y las basculaciones. 
El entrenamiento continuó en el tercer campo, donde la única lona lateral que superó el vendaval de estos días en Abegondo estaba a punto de soltar amarras. Allí, sin la privacidad de las lonas, el técnico dividió a la plantilla en dos grupos y los alternó en los ejercicios que dispuso.
Algunos aficionados se animaron a seguir el entrenamiento desde la grada, agrupados durante buena parte de la sesión en los asientos más próximos a la cafetería. La zona límite la marcaba un empleado del club que, posteriormente, permitió el paso al resto de localidades. Esta mañana, los blanquiazules están citados a partir de las 10.30 horas en las mismas instalaciones.

Tinieblas en la portería