El Gobierno local sigue sin eliminar todos los puntos de vertido a la ría

El último punto de vertido municipal a la ría está en la zona del poblado de A Pasaxe | patricia g. fraga
|

Más de dos años y medio después de empezar su mandato en María Pita, la Marea Atlántica todavía no ha eliminado todos los puntos de vertido a la ría de O Burgo. Esta era una de las medidas que habían anunciado que llevarían a cabo en los primeros cien días al frente del Gobierno, pero tal y como reconoció ayer la concejala de Medio Ambiente, María García, todavía no es así.
La zona del asentamiento precario de A Pasaxe es el último reducto desde el que se producen vertidos ilegales a la ría. “Temos vertidos prácticamente cero”, explicó la concejala.
Sin embargo, conseguir que no se viertan aguas sin depurar desde los límites del término municipal no se producirá pronto. “Vai para largo”, aseguró María García con respecto a poner fin a esta situación.
La concejala no detalló las actuaciones que se llevarán a cabo o el tiempo y recursos que se deban invertir de cara a acabar con este vertido. En relación a ello, María García solo explicó que “ten que ver cunha transformación que vai ter lugar no asentamento precario”.
Mientras tanto, con respecto al resto de puntos desde los que se hacían vertidos en la ciudad a la ría de O Burgo afirmó que están “prácticamente resoltos”. Finalmente, señaló que en las próximas semanas se conocerán novedades respecto a este asunto.

Avisos a propietarios privados
Aunque el Gobierno local asegura que los vertidos a la ría de O Burgo de su competencia están prácticamente eliminados, todavía le queda otro frente en el que combatir para conseguir acabar con este problema.
María García explicó que actualmente se está requiriendo a los “titulares privados que teñen os deberes por facer para que se tomen as cousas en serio”. Esta es la primera vía por la que opta el Gobierno municipal de cara a acabar con los vertidos a la ría, aunque no la única. Así, si este método no funciona, señaló que también se podrán iniciar expedientes sancionadores.
Desde la Concejalía apuestan por evitar las sanciones, por ello que en primer lugar se haya optado por la vía de la comunicación para intentar llegar a un acuerdo con los titulares privados que se ven inmersos en esta situación. Sobre esto tampoco detalló cuán tos son los casos con los que está trabajando el Ayuntamiento ni la relevancia de los mismos.
María García también dio cuenta del trabajo realizado en el ámbito de la eliminación de vertidos a la ría de O Burgo desde el inicio del mandato y puso como ejemplo el estado de la playa de Oza.
En el entorno del arenal se eliminaron algunos puntos de vertido y esto provocó que ahora los resultados de la calidad del agua sean “excelentes”, según detalló la concejala.
El cambio en las condiciones en Oza supone también que la playa pueda volver a optar a conseguir la bandera azul que reconoce a los arenales que reúnen determinadas condiciones ambientales y de servicios.
La última ocasión en que la playa de Oza consiguió este distintivo fue en 2013, mientras que en los cuatro últimos años no logró pasar el corte.

Cuatro banderas azules
En la ciudad había el año pasado cuatro arenales en los que ondeaba la bandera azul: Riazor, Orzán, As Lapas y San Amaro. Las banderas azules son concedidas por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) y la Fundación Biodiversidad.
Uno de los aspectos negativos que repercuten sobre la playa de Oza es la proximidad de los muelles, lo que provoca que un vertido, cualquiera que sea su tamaño, termina afectando a la calidad del agua de este arenal.
El área metropolitana también es un refugio de banderas azules y el municipio de Arteixo es uno de los más destacados en este sentido de toda Galicia ya que el año pasado contó con siete, solo superado por los de Sanxenxo y Vigo. Mientras, Oleiros también estuvo entre los destacados con cinco playas.

El Gobierno local sigue sin eliminar todos los puntos de vertido a la ría