Betanzos intervino en 2017 en una decena de casos de emergencia social que podían acabar en deshaucio

01 abril 2012 / 04 febrero 2014 página 21 / 08 julio 2014 página 19 / 03 noviembre 2015 página 19 Betanzos.- Betanzos, Coirós y Paderne amagaron con fusionarse en seis ocasiones desde 1925 El casco urbano de Betanzos concentra
|

En 2010, coincidiendo con la crisis económica, el número de usuarios de las unidades de Servicios Sociales superó los ocho millones en toda España. Transurridos siete años, sigue sin dar tregua a los que antes de la recesión se encuadraban en otras categorías, y la prueba está en los datos oficiales de municipios como Betanzos. Aquí, la Concejalía de Servizos Sociais presentó la memoria de actuaciones llevadas a cabo durante 2017, en que se atendió a casi 4.000 personas, algo menos de un tercio de la población actual de la ciudad, que se sitúa en 12.941 personas según la última estadística del IGE.
La responsable del departamento, María Barral, destacó que Servicios Sociales atendió 3.738 personas para darles información y asesoramiento sobre la tramitación de recursos y programas, a lo que se unen los programas de alimentos, el servicio de Xantar na Casa (40); el de transporte adaptado (280); el de comedor escolar (410), o el de madrugadores (117). 
El programa de bolsas de estudio concedió ayudas a 160 alumnos mientras que en los programas de conciliación durante los períodos vacacionales de verano y Navidad, se atendieron casi 150. 
Otro de los programas sirvió para evitar o paliar situaciones carenciales, urgencias sociales o situaciones de marginación social, un programa que Servicios Sociales ponía en marcha a través de la ordenanza municipal de emergencia social con la que se evitaron unas “cuantas” situaciones de riesgo que podrían terminar “desgraciadamente en desahucios”, añadió María Barral. 

100%
Así, se atendieron las nueve solicitudes presentadas, las correspondientes al mismo número de ciudadanos que, en un momento puntual, tuvieron problemas para hacer frente a ciertos gastos que “podrían acabar en desahucios” y  acudieron a Servicios Sociales. 
En este sentido, la edil recordó que, a pesar de las dificultades económicas de los últimos años y de las limitaciones de las administraciones públicas en este tiempo, “teníamos claro que una de las cuestiones que no podíamos tocar eran las ayudas de carácter social, es más, lo que debíamos era incrementarlas para ayudar a aquellos que más lo necesitaban” 
La ordenanza municipal de emergencia social vino a regular esas ayudas dando cobertura, por ejemplo, a necesidades básicas de carácter general como alimentos, vestuario, alojamiento y demás indispensables para el desarrollo diario; o gastos sanitarios para prótesis oculares, prótesis y arreglos dentales o gastos farmacéuticos además de ayudas para mantenimiento de viviendas. l

Betanzos intervino en 2017 en una decena de casos de emergencia social que podían acabar en deshaucio