Elviña aspira a unirse a la vanguardia de Europa con su futura transformación en un “ecobarrio”

El Ideal Gallego-2019-08-05-019-5d84c8b6
|

El proyecto de “ecobarrio” que la Xunta pretende llevar a cabo en Elviña situará a esta zona de la ciudad a la vanguardia de otros núcleos de Europa que ya sufrieron esta transformación y que ahora son referentes por sus niveles de eficiencia energética y baja emisión de gases contaminantes.

La Administración autonómica tiene previsto invertir 33 millones de euros y seguir en Elviña el camino iniciado en A Ponte, en Ourense, en el que está en marcha el primer “ecobarrio” gallego.

El objetivo de la Xunta es que Elviña se pueda situar a la altura o en el mismo paquete que otros barrios europeos que son referentes a la hora de representar espacios líderes en el uso de energías renovables y en la reducción del consumo de agua y de generación de gases de efecto invernadero.

El plan para Elviña sigue las líneas maestras de otros “ecobarrios” como el de Vauban, en la ciudad alemana de Friburgo. Este núcleo es el máximo exponente actualmente después de una transformación que duró trece años y acabó en 2006.

La generación de energías renovables a través de paneles fotovoltaicos, la apuesta por una movilidad sostenible y la creación de espacios que fomenten la convivencia, así como la implantación de medidas de movilidad sostenible, son algunas de las señas de identidad de este barrio de Friburgo y que también estarán presentes en Elviña.

La puesta en marcha de una red de distribución de calor, las mejoras en la iluminación, tanto interior como exterior, y la rehabilitación de envolventes para mejorar la eficiencia energética de edificios privados y públicos son otras de las líneas en las que se centrará el estudio que la Xunta ya encargó al Instituto Tecnolóxico de Galicia para Elviña.

Suecia y Finlandia
Los ecobarrios son una realidad en diversas ciudades del norte de Europa como Suecia o Finlandia y poco a poco van ganando presencia en otros países como Alemania, Holanda, Austria, Reino Unido o Francia. Mientras, España es uno de los pocos países del sur del continente que también está dando pasos en la progresiva creación de ecobarrios, aunque todavía a un nivel más técnico.

En esta situación se encuentra el “ecobarrio” de La Pinada, en Valencia, en el que los propios habitantes participan en el diseño de esta zona. Otros proyectos sucumbieron ante la crisis inmobiliaria de hace unos años y no terminaron de desarrollarse, casos como los de Vallecas (Madrid), Parque Oeste (Alcorcón), El Triangle (Barcelona) y Sociópolis (Valencia).

Mientras, uno de los ejemplos que ya es una realidad es el “ecobarrio” de Sarriguren, en Navarra. Desde hace algo más de diez años este núcleo abarca casi la totalidad de esta localidad de los alrededores de Pamplona y está basada en viviendas de protección oficial que cuentan con un ahorro energético de alrededor del 60%, además de haber recibido galardones a nivel europeo hace ya algunos años.

Por su parte, el proyecto de la Xunta para A Ponte, en Ourense, incluye el diseño de una red de distribución de energía geotérmica que abastecerá a los edificios del barrio de calefacción y agua caliente. 

Otros aspectos son similares a los que se aplicarán para Elviña, como la renovación del aislamiento de edificios, la utilización de tecnología LED para el alumbrado y la puesta en marcha de sistemas para mejorar la eficiencia energética en los inmuebles del barrio.

Elviña aspira a unirse a la vanguardia de Europa con su futura transformación en un “ecobarrio”