La APCE busca una solución europea contra las muertes en el Mediterráneo

El texto destacará la necesidad de un esfuerzo solidario hacia los inmigrantes que, en muchos casos, proceden de países en guerra, subrayó hoy la presidenta de la APCE, Anne Brasseur. EFE/Archivo
|

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) inició hoy su sesión de primavera con el compromiso de buscar una solución común europea para evitar las muertes en el Mediterráneo, tras el último naufragio este domingo de un pesquero con unos 700 inmigrantes a bordo.

La cámara aprobó celebrar este jueves un debate de urgencia sobre lo sucedido en el Canal de Sicilia, en el que se adoptará la resolución del informe "La tragedia humana en el Mediterráneo: una acción inmediata es necesaria", que tendrá como ponente al presidente de la comisión de Inmigración, Thierry Mariani.

El texto destacará la necesidad de un esfuerzo solidario hacia los inmigrantes que, en muchos casos, proceden de países en guerra, subrayó hoy la presidenta de la APCE, Anne Brasseur.

La responsabilidad ante el fenómeno de la inmigración que huye del hambre, las persecuciones y la pobreza debe estar, en su opinión, "mejor repartida entre los estados europeos".

La sesión de primavera de la APCE comenzó de forma excepcional con un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la tragedia de ayer.

A pesar de la ausencia de la delegación rusa, después de que fuera suspendida de voto en la sesión de enero por la crisis en el este de Ucrania, quien sí visitó hoy la sede del Consejo de Europa fue el exprimer ministro ruso Mijaíl Kasiánov.

Kasiánov participó en el encuentro "Rusia y los valores del Consejo de Europa: retos y nuevos paradigmas" y ofreció una rueda de prensa para anunciar la presentación de la candidatura de Boris Nemtsov al premio Vaclav Havel de Derechos Humanos de la APCE, dotado con 60.000 euros.

Nemtsov, asesinado en Moscú el pasado 27 de febrero, fue vicepresidente del Gobierno ruso y cofundador, junto a Kasiánov, del Partido Republicano de Rusia, y será nominado igualmente al premio Sájarov del Parlamento Europeo.

Rusia también fue protagonista de la jornada por las críticas que recibió el presidente Vladímir Putin durante la audición "Élites corruptas: una amenaza para la democracia".

La presencia del profesor de Economía del Instituto de Estudios Políticos de París, el ruso Sergei Guriev, hizo que buena parte del debate con los parlamentarios se centrara en el Gobierno de Rusia.

"La corrupción ha matado el crecimiento en Rusia", que era una constante hasta que la economía rusa se desinfló en 2014, aseguró el experto, para quien "Putin se ha dado cuenta de que Occidente es más fuerte de lo que él pensaba y de que la economía rusa no es tan fuerte como creía".

Rusia "no es un país democrático" y las sanciones contra el Gobierno de Putin sí funcionan, indicó Guriev, según el cual la mejor herramienta para luchar contra la corrupción es la transparencia.

Esa opinión fue compartida por el presidente de la autoridad italiana anticorrupción, Raffaele Cantone, para quien lo único que falta en la legislación de su país es "la transparencia en la financiación política".

"Hay políticos que ponen su propio cargo a disposición de una organización criminal" a la hora de ser sobornados, apuntó el representante italiano, según el cual la corrupción "es un instrumento que compromete las reglas de la democracia".

Esa audición se celebró en el marco de la preparación de un informe de la APCE contra esta lacra, que tiene una propuesta de resolución que afirma que "las principales instituciones de un Estado están ampliamente dominadas por las élites corruptas".

La apertura de la sesión de primavera se prolongará hasta el final de la semana y en ella participan diputados y senadores de los 47 estados miembros del Consejo de Europa, con el objetivo de abordar los principales temas de actualidad, como el uso de drones o las operaciones de vigilancia masiva.

La APCE busca una solución europea contra las muertes en el Mediterráneo