Los desalojados de Penamoa continúan en la zona pese a la eliminación del campamento provisional

|

El Ideal Gallego-2011-07-21-002-492affd8 El conflicto de Penamoa suma y sigue. Los desalojados del poblado están decididos a seguir en la zona, pese a que la Policía derribó ayer a primera hora el campamento provisional que levantaron hace dos días. El regreso de los chabolistas está provocando enfrentamientos con los vecinos que piden que se desmantele de una vez por todas el poblado y que se acaben los problemas de suciedad y tráfico de drogas que éste genera. Gobierno y oposición también coinciden en que el chabolismo se debe erradicar en A Coruña y que para ello hay que poner en marcha planes de integración social para los desalojados. Buenas intenciones, pero todavía sin plazos. Mientras tanto, las tiendas vuelven a levantarse en Penamoa.

débora garcía > a coruña


  “Vamos a volver a montar las tiendas y nos vamos a quedar a dormir aquí, con las ratas, con la lluvia, con lo que sea hasta que nos den una solución”. Así de firme se mostraba David Rivero, uno de los chabolistas desalojados de Penamoa que regresaron al poblado en la tarde del lunes.
Una excavadora y varios efectivos de la Policía Local acudían ayer a primera hora de la mañana para retirar las ocho tiendas que habían montando los desalojados sobre los escombros del antiguo asentamiento. Cuando los agentes llegaron se cercionaron de que no había nadie debajo de las lonas, por lo que dieron luz verde al derribo.
Pero pocas horas después, la imagen era bien distinta. Medio centenar de personas volvía a la zona y se preparaba para pasar la noche en furgonetas o aprovechando los restos del campamento. La mayoría ha vuelto a Penamoa porque no puede hacer frente al alquiler de los pisos sin las ayudas sociales y ya ha recibido órdenes de desahucio.
“Yo antes pagaba el 20% del alquiler del piso, que eran 80 euros, pero ahora me piden la renta íntegra. ¿De dónde voy a sacar yo 500 euros?”, se lamentaba Pedro Rivero, que tendrá que abandonar su la vivienda de la Sagrada Familia en la que se había realojado.
Al igual que otros muchos afectados, Pedro Rivero afirmó “sentirse engañado” por el anterior gobierno municipal: “A mí me pusieron entre la espada y la pared, tengo un niño minusválido, y era coger las ayudas al alquiler o quedarme en la calle”.
Los chabolistas han preparado un escrito que enviarán al Ayuntamiento para solicitar una reunión con el alcalde y buscar una salida definitiva a su problema.

Discrepancias > Una solución también piden los residentes de los barrios colindantes, pero desde una perspectiva muy distinta. Miembros de la Plataforma anti Penamoa, que se encontraban visitando la zona, mantuvieron un agrio enfrentamiento verbal con  algunos de los desalojados por la situación de las infraviviendas que aún están en pié y la creación de un nuevo asentamiento.
“No somos racistas, pero esta situación es inadmisible”, afirmó la presidenta de la Plataforma, Ana Oreiro. La portavoz vecinal apuesta porque se restrinja el acceso al poblado para que las tareas de limpieza puedan comenzar “aunque no se hayan derribado todas las chabolas”.
Por su parte, la asociación de vecinos de O Ventorrillo considera que el regreso de los chabolistas a Penamoa es una “burla a la legalidad” y a la “desesperación de los vecinos” por lo que piden que se “aplique la justicia”.

 

Los desalojados de Penamoa continúan en la zona pese a la eliminación del campamento provisional