Cuatro centros comerciales se disputan la clientela de la zona más poblada de la ciudad

El centro Dolce Vita dirá adiós al mapa comercial de la ciudad en cuestión de días pero, pese a ello, A Coruña seguirá en los puestos de cabeza en superficie comercial por habitante. La zona centro y el distrito 7, correspondiente a Elviña, Someso y parte del Martinete, son hoy por hoy las zonas con una oferta más atomizada. Ante este panorama, los comerciantes vaticinan que podría haber nuevos cierres en un futuro debido a la competencia que las grandes superficies han establecido entre sí mismas.
Uno de los estudios económicos más conocidos a nivel estatal, el Anuario Económico de La Caixa relativo a 2013, refleja que la ciudad tiene hoy en día 395.380 metros cuadrados de superficie comercial, tan solo superados por los de Barcelona (420.056) y Madrid (737.952).
Pese a la clausura de Dolce Vita, que restará de un plumazo una suma importante, seguirá en una posición alta porque en el Anuario solo contabilizan nueve centros comerciales. En la práctica en la ciudad hay once, que probablemente dejarían en cifras similares a A Coruña si se sumaran una vez descontados los metros cuadrados de la efímera instalación. A cada habitante le corresponden 1,60 metros cuadrados de área comercial, frente a los 0,26 y 0,23 de Barcelona y Madrid.
Pero la situación es más apabullante cuando se analizan los datos por distritos censales. De esta manera en la zona que abarca desde Los Castros a Matogrande pasando por O Birloque, Someso y parte de O Martinete –donde viven 55.266 coruñeses– hay hasta cuatro instalaciones que se podrían hacer la competencia entre sí. La que mejor funciona es Marineda City, cuya ocupación supera el 90%. Carrefour subsiste gracias al supermercado y Elviña lo hace desde que los locales vacíos fueron ocupados por la delegación de la Consellería de Traballo e Benestar y un gimnasio.
También los vecinos de la zona centro, desde la Ciudad Vieja a la Marina, Los Cantones y San Agustín disponen de dos centros comerciales en un espacio reducido: el Boulevard del Papagayo y Los Cantones Village. Este último funciona con éxito en su giro hacia el ocio nocturno que se plantean ahora los gestores de Dolce Vita. Por contra en la zona que abarca desde Elviña a la Zapateira y Novo Mesoiro, con 10.480 habitantes, no disponen de ningún servicio de este tipo. Tampoco lo hacen en Adormideras y Monte Alto.
Precisamente la falta de dispersión, que ha hecho una competencia muy dura a barrios como Os Mallos sobre otros que han capeado mejor este temporal de competencia masiva, hace que el pequeño comercio presagie nuevos cierres.
Si el presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor, recuerda que hace siete años dijo que “la mitad de los centros cerraría en un tiempo”, desde la Federación Unión de Comercio Coruñesa recuerdan que “no está al 100% de ocupación ninguno” y esperan más de lo mismo de cara al futuro. “Los barrios han sufrido por culpa de las grandes superficies”, opina su presidente, Adolfo López, que recalca que no se alegran del inminente adiós. “Pero no tuvo sentido abrirlo, tenían los medios para hacer un estudio de mercado y no equivocarse”, comenta y duda del futuro del edificio ubicado en A Grela.

 

Cuatro centros comerciales se disputan la clientela de la zona más poblada de la ciudad

Te puede interesar