La ola socialista se expande a ocho de los diez distritos y deja al PP dañado

El Ideal Gallego-2019-04-29-017-65a56e41
|

La victoria incontestable de Pedro Sánchez en la noche electoral se reflejó en toda la ciudad. La ola socialista alcanzó prácticamente todos los distritos dejando intactas tan solo dos zonas que siguen siendo un feudo exclusivo del Partido Popular: el centro y la Ciudad Vieja y el Ensanche. A pesar de ello, los socialistas no se pueden quejar del apoyo masivo logrado en A Coruña, donde hubo barrios en los que llegaron a duplicar los votos que se llevó Pablo Casado.


La confianza en el PP se registró en gran parte de las mesas de votación de los distritos 1 y 3 como quedó patente en las urnas del Palacio de María Pita –en donde En Marea logró solo quince avales ciudadanos– y el centro cívico del casco histórico, pero el resto del municipio fue socialista de manera unánime puede que por convicción o por la movilización ante el miedo de que Vox pudiera hacerse con un buen trozo del pastel electoral. 
Sánchez se quedó con barrios tan dispares como Labañou, Eirís o Vioño. En las cuatro mesas del instituto Agra del Orzán también secundaron el programa del presidente en funciones, mientras que en este entorno que aglutina a coruñeses de nacionalidades muy dispares el partido de Santiago Abascal se tuvo que conformar con 88 papeletas. En el Liceo La Paz, en Matogrande, también fue una noche teñida de rojo para los presidentes y vocales que se encargaron de vaciar las urnas.


No obstante, los distritos más afines al PSOE y, quizá, por tanto a la alcaldable Inés Rey –aunque en las municipales se vote desde otro punto de vista– fueron el 7 (Os Castros, Monelos y Someso) y el 9 (Elviña, A Zapateira y Novo Mesoiro) en donde la formación de izquierdas casi duplicó y llegó a duplicar, respectivamente, las papeletas a favor de Casado. Por mucho que este levantase pasiones y protagonizase selfis en su visita en pleno Carnaval, el PP quedó muy dañado el domingo. 

De hecho, en este último entorno el Partido Popular se quedó como cuarta fuerza con el respaldo de 873 vecinos porque lo sobrepasaron el PSOE (2.033 votos); En Común Unidas Podemos (1.223); y Ciudadanos (1.223), y Vox estuvo a escasas 300 papeletas por detrás.


Como en Ferraz, en A Coruña también fue la noche de Pedro Sánchez, pero como en todas las ocasiones hubo indecisos, de forma amplia en el mismo distrito 7 que conquistó. En total, se contabilizaron 1.576 sobres en blanco y 1.340 votaciones de carácter nulo.

Posibles indicadores 
Curiosamente En Marea –uno de los partidos que se vincula a la Marea Atlántica, al igual que En Común que se presentó con Unidas Podemos– fue una de las últimas formaciones en número de votos en todos los barrios. 
Si bien es cierto que los resultados de unas elecciones generales no son extrapolables a lo que puede ocurrir en los comicios municipales del 26 de mayo, podría vaticinar una tendencia a la baja para la candidatura que encabeza el actual alcalde, Xulio Ferreiro. Eso sí, aquí a priori el partido no estará dividido en dos corrientes de voto como en las generales. 

Paralelismos 
De tener un mínimo de paralelismo con las cifras que se movieron este domingo, el PSOE podría recuperar la Alcaldía tras ocho años alejado de ella, quizá con una coalición de izquierdas como apuntan las previsiones a nivel estatal. Por otra parte, el voto mayoritario a los candidatos socialistas al Congreso fue extensible al Senado, pues el concejal de Betanzos Antonio Vázquez Lorenso y la exedil de A Coruña Obdulia Taboadela fueron los más votados en ocho de los diez distritos. 


No obstante, el primer candidato de la lista popular, el también concejal del PP en A Coruña, Miguel Lorenzo, logró entrar en la Cámara Alta gracias a ser el cuarto más votado en esos barrios socialistas y llevarse de calle los apoyos en los distritos 1 y 3, es decir, los correspondientes a la Ciudad Vieja, Los Cantones, La Marina, Juan Flórez, Cuatro Caminos y A Palloza, entre otros puntos de la ciudad.

La ola socialista se expande a ocho de los diez distritos y deja al PP dañado