Detenido después de hacer trompos con un Ferrari en Los Cantones

Al Ferrari usado para realizar temerarias maniobras en la avenida del Puerto se le puso un cepo
|

Un caso insólito tuvo lugar al filo de las seis de la madrugada, donde un temerario conductor, al volante de un Ferrari gris, comenzó a ejecutar trompos en la avenida del Puerto, como si fuera una pista de pilotaje. El espectáculo alarmó a varios de viandantes que caminaban por la zona a pesar de lo avanzado d el ahora, y que alertaron a la Policía Nacional, cuya Jefatura se encuentra a escasos metros. Un coche patrulla le dio el alto y fue detenido, acusado de un delito contra la seguridad vial, puesto que conducía supuestamente ebrio y sin carnet.


Según parece, el temerario conductor, identificado como M.S.A, aprovechó en varias ocasiones el trazado recto y ancho de la avenida del Puerto para efectuar maniobras con acelerones y frenadas bruscas, antes de que los policías nacionales interrumpieran su exhibición de pericia automovilística. Para los agentes estaba claro que estaba borracho, así que solicitaron la presencia de la Unidad de Atestados de la Policía Local para que le practicara un control de alcoholemia. Sin embargo, a pesar de ser sorprendido cometiendo un delito, el sujeto se negó a colaborar con las autoridades y a someterse a la prueba de alcoholemia.


Historial al volante
Su postura no dejó alternativas a los policías locales. Fueron ellos los que se encargaron del caso, al tratarse de un delito relacionado con la seguridad vial: lo detuvieron tras leérsele sus derechos. Más tarde se comprobó que había perdido el carnet por resolución judicial debido a otros incidentes que había protagonizado al volante, con el que tiene un largo historial. En uno de ellos, el sujeto habría protagonizado otro accidente en un parking subterráneo cercano hace un par de años, cuando estrelló otro deportivo contra una columna. De allí salió afortunadamente sin heridas graves.


Según las mismas fuentes, ayer el sujeto mantuvo en todo momento su papel y fue puesto en libertad poco después. En cuanto al deportivo, se le puso un cepo y permaneció estacionado en la calle de Entrejardines, a pocos metros del suceso. Fuentes cercanas al caso señalan que el vehículo, que tiene matrícula italiana había sido alquilado en la isla de Ibiza, por lo que sospechan que el vecino de A Laracha habría conducido con él atravesando toda la Península, antes de ser detenido tras su exhibición en la avenida del Puerto.

Detenido después de hacer trompos con un Ferrari en Los Cantones