Sanllorente habla en su nueva novela del tráfico humano como la esclavitud actual

|

El Ideal Gallego-2011-07-07-013-00d8e6a3

  marta garcía márquez > a coruña

marta garcía márquez > a coruña
n Fue a Manila para retratar el tráfico de personas que casi es tan fluido como el rodado, en un país donde los extranjeros aterrizan en busca de turismo sexual sin contemplaciones. Jaume Sanllorente pudo haber salido de Filipinas con veinte chicas de equipaje si hubiera pagado 500 euros por cabeza.
Todo lo que allí vio está ahora reflejado en forma de novela, “La canción de la concubina” (Editorial Espasa), en la que la ficción se mezcla con el sentido del humor y el misterio, que dan paso al amor.
El periodista y fundador de la ONG Sonrisas de Bombay se hizo pasar por proxeneta para introducirse en una industria que genera más riqueza que el narcotráfico y atiende los caprichos de los que vienen de fuera, a diferencia de países como India y Tailandia, donde los consumidores son principalmente locales.
En este sentido, asegura que es muy difícil escapar de la prostitución forzada porque las víctimas no dejan de ser esclavas y como tal viven amenazadas. Es por eso que muchas veces, son engañadas por los dueños de los prostíbulos para que se escondan durante las redadas. Ellos les aseguran que los que, en realidad, son policías, gestionan burdeles de condiciones mucho peores. Así es como se camuflan entre la miseria.
Las que consiguen escapar, lo hacen con la ayuda psicológica y fáctica de las organizaciones que se dedican a esto. Sanllorente advierte que esta realidad no es tan ajena a España, que “es uno de los principales receptores de tráfico humano en el mundo”.
En este aspecto, señala que el problema no dejará de darse mientras que la gente inconsciente no deje de consumir en un país que gira la cabeza ante las redes ilegales de prostitución: “Nos parece muy graciosa la palabra ‘puticlub’ pero estas personas son esclavas en los tiempos modernos”.
Sin embargo, Sanllorente no se fue de la isla impactado porque lo que ve a diario en India suele ser diez veces peor. Por eso, regresa a Bombay en un periplo que no acaba nada más que empezar.


 

Sanllorente habla en su nueva novela del tráfico humano como la esclavitud actual