Ultimátum a un restaurante del puerto para que acometa el derribo de su terraza

|

El pleno ordinario que se celebró ayer en el salón de sesiones del edificio de Ayudantía sirvió, fundamentalmente, para debatir la ordenanza municipal que regula el funcionamiento de las terrazas en los locales de hostelería.

No obstante, la noticia de mayor relevancia llegó horas después, cuando el gobierno local hizo público un comunicado en el que contestaba a una acusación vertida por el grupo municipal del BNG al respecto del objetivo que se persigue con este documento.

Durante la sesión, la concejala nacionalista María Xosé Carnota, afirmó que el ejecutivo presidido por Ernesto Anido redactado la ordenanza “coa única finalidade de impedir a execución dunha sentenza firme”, como es la que obliga al restaurante Manel –en la avenida del puerto y a pocos metros del edificio de Ayudantía donde se debatía la aprobación del texto– a derribar la construcción de la terraza que aún permanece en pie, un auto que se conoció el pasado mes de septiembre y en la que se denegaba la licencia para instalar dicha terraza en el exterior de sus instalaciones.

Por ello, desde el Bloque consideran que esta es “unha nova forma de executar os autos xudiciais, porque os amigos están exentos de cumplilos”. Y, como añadieron, se trata de “unha ordenanza edificatoria de terrazas ao marxe da ordenación urbanística”.

 

Plazo de 15 días > Sin embargo, el gobierno local emitió horas después de la sesión plenaria el citado comunicado en el que desmienten las acusaciones de los concejales nacionalistas y donde demuestran que, esta misma semana, el pasado lunes, el concejal de Urbanismo, Antonio Aguión, firmó un expediente en el que se le da un plazo de 15 días al restaurante Manel para que presente un proyecto de demolición para su instalación exterior.

Esta notificación que se le hace a los responsables de este negocio hostelero conlleva además la “expresa advertencia” de que, en el caso de que no se atienda a la solicitud efectuada por el gobierno local, ese incumplimiento será el motivo de “multas coercitivas reiterables mensualmente con contía de 1.000 a 10.000 euros cada unha ata lograr a execución do requirido”.

“El gobierno local insta a María Xosé Carnota a que, a la vista del documento que se adjunta, reconozca que estaba equivocada y pida perdón por haber realizado acusaciones de amiguismo que se demuestra bien a las claras que eran falsas”, afirmó el equipo de Ernesto Anido en su nota.

En ella, consideran que “la utilización de mentiras para defender posiciones partidistas es una de las causas que contribuyen a desacreditar a algunos miembros de la clase política ante los ciudadanos”, en clara referencia a la concejala nacionalista, a la que animan a “desterrar esta práctica de la vida pública”.

 

Horarios > Para retomar el debate plenario sobre las terrazas hay que hacerlo poniendo hincapié en el tema de los horarios, el otro punto caliente de la discusión entre gobierno local y oposición.

Aunque, bien es cierto, no se produjo el cruce de declaraciones a este respecto que sí tuvo lugar en los días previos entre el ejecutivo y el BNG.

El grupo que no se había pronunciado hasta ahora sobre este tema, el PSOE, aseguró –en boca de su concejal José Garrote, ya que la portavoz Raquel Bolaño no asistió por motivos personales–, que no estaba de acuerdo con los horarios porque entienden que están “en colisión con el derecho al descanso” de los sadenses.

“Favorezcamos el desarrollo de la actividad (...) pero nunca mediante una norma como esta que puede menoscabar el descanso de los vecinos”, argumentó el edil socialista.

 

Ultimátum a un restaurante del puerto para que acometa el derribo de su terraza