El alcalde defiende su “inocencia” sobre el proyecto para el Agra de San Amaro

|

El Ideal Gallego-2011-06-22-003-b3695a05

  l.f. > a coruña

  El alcalde, Carlos Negreira, volvió a hablar ayer sobre el Agra de San Amaro para recordar que “quienes tienen que dar explicaciones sobre este asunto son tanto PSOE como BNG”, pues, indicó, ambas formaciones fueron las que aprobaron inicialmente, cuando formaban parte del gobierno local, en diciembre de 2009, el Plan General en el que se recogía expresamente la supresión de licencias salvo en esta zona de la ciudad. El regidor lamentó que ahora exijan responsabilidades al PP, “el único partido que votó en contra”, a la vez que rechazó que “pretendan culpar a inocentes”.
Aunque el popular quiso dejar clara su falta de vinculación con la decisión adoptada en la anterior etapa, aseguró que la prioridad de su ejecutivo será la de “proteger el patrimonio histórico y cultural de la Torre de Hércules”.
El cruce de acusaciones se mantuvo igual la pasada jornada, pese a las declaraciones del primer edil. Por el PSOE, su portavoz municipal, Mar Barcón, pidió a Negreira que aclare el nombramiento del nuevo director del área de Urbanismo, César Otero Grille, que fue el responsable del proyecto del Agra de San Amaro. La socialista, que pronunció estas palabras tras haber mantenido un encuentro con los representantes del comité de empresa del Ayuntamiento, advirtió que estará “vigilante” en el seguimiento de la actuación del equipo de Carlos Negreira en este proceso. Insiste en que las posibles indemnizaciones que se produzcan deben ser asumidas por la Xunta y no por el Ayuntamiento.

Compensaciones > También el BNG se refirió a las compensaciones. Su portavoz, Xosé Manuel Carril, considera “improcedente e inxustificado” resarcir a los propietarios de los terrenos con aprovechamientos urbanísticos en otras zonas de la ciudad, como se está barajando, ya que entiende que “non concorren as esixencias legais para tal tipo de indemnización”. Apunta que los dueños de las parcelas excedieron los plazos previstos por el PGOM de 1998 para construir sus edificios y considera que el estudio de detalle de 2002 deber ser anulado mediante su revisión de oficio.


 

El alcalde defiende su “inocencia” sobre el proyecto para el Agra de San Amaro