Pacto de no agresión en el Nuevo Los Cármenes

GRA146. GRANADA, 23/05/2015.- El delantero del Granada Rubén Rochina (c) y el delantero del Atlético de Madrid, Raúl García, durante el partido de la trigésimo octava jornada y última de Liga, que disputan en el e
|

 

El Granada seguirá en Primera y el Atlético de Madrid acaba la Liga en la tercera plaza después del empate sin goles firmado por ambos en un encuentro prácticamente sin ocasiones de gol, en el que los dos equipos se dedicaron a dejar pasar los minutos porque las tablas les servían.
El encuentro fue un auténtico pacto de no agresión entre Granada y Atlético, que apenas pisaron las áreas rivales y estuvieron los noventa minutos contemporizando a la espera de lo que pasara en los otros campos donde jugaban sus rivales directos.
Ya desde el inicio el choque mostró a dos equipos más preocupados de no encajar goles que de marcarlos, con la posesión repartida pero sin que el balón apenas llegara a las áreas como buen ejemplo de una falta de vocación ofensiva que provocó que no hubiera ni ocasiones de gol ni disparos en ningún bando antes del descanso.
Además de los goles del Almería, que durante buena parte del primer tiempo mandaban al Granada a Segunda, la otra noticia negativa para los locales fue la lesión de Piti antes del descanso.
La tónica en la segunda mitad fue exactamente la misma, pese a que Koke se atrevió a chutar a portería desde fuera del área con una volea que paró sin problemas Roberto Fernández.
Los minutos pasaron sin que ocurriese absolutamente nada en el terreno de juego, con jugadores y público pendientes de que en ninguno de los otros estadios hubiera goles que invalidaran el 0-0 vigente.

Pacto de no agresión en el Nuevo Los Cármenes