Crecen los casos de enseres depositados en las calles de Os Mallos fuera de horario

|

En las calles del barrio de Os Mallos es fácil encontrarse con los desperdicios que deberían llevarse a un punto limpio, o retirados por el servicio especial de recogida, amontonados de cualquier manera al lado de contenedor. Allí pasan la mayor parte del día en algunos casos obstaculizando el tráfico peatonal e incluso los coches, cuando acaban tirados sobre la vía en abierto incumplimiento de las ordenanzas municipales sobre recogida de basuras.
Los voluminosos son un problema muy importante para casi todas las ciudades. A diferencia de otros municipios, en A Coruña se hace una recogida diaria de estos materiales mediante camiones compactadores. Simplemente, hay que llamar al teléfono de atención ciudadana 010. Si la llamada se realiza antes de las 13.00 horas, la retirada se hace el mismo día, si no, al día siguiente.
Por supuesto, se depositan a la misma hora que el resto de los desperdicios, a partir de las 20.00 horas. A partir de la medianoche, comienza la recogida.
Dejadez vecinal
No es la única señal de dejadez que muestran los coruñeses a la hora de depositar sus desperdicios. El Gobierno local ha denunciado en varias ocasiones que los vecinos de la ciudad cada vez se molestan menos en separar sus desperdicios en órganico e inorgánico, lo que preocupa bastante a la Concejalía de Medio Ambiente, porque reduce la eficiencia de la planta de tratamiento de Nostián, y aumenta los costes de un servicio ya muy oneroso.
La concejala de Medio Ambiente, María García, insiste en que existe una leyenda urbana de que todo acaba mezclado en los camiones. “En ningún caso se xunta nos camións”, desmiente. García achaca la actitud de los coruñeses a la mala fama de la instalación gestionada por Albada, que llegó a procesar solo el 6% de la basura recogida debido a fallos en el sistema pero que ahora recicla el 45%, una cifra habitual.
Por otro lado no se implantarán medidas para estimular un comportamiento responsable, más allá de campañas publicitarias. El nuevo contrato de recogida de basuras, que ya se ha licitado y que la Concejalía de Medio Ambiente espera que entre en vigor el segundo semestre de este año, el coste aumenta, pasando de 12,5 a más de 15 millones de euros.
En el pliego de condiciones no figurará una de las principales innovaciones anunciadas por Medio Ambiente: el pago por generación, que García considera el futuro. Se trata de un sistema de incentivos económicos para animar a la ciudadanía, porque las personas o entidades que mejor separen pagarán menos. Se irá introduciendo de manera progresiva en los próximos años, porque hay que modificar las ordenanzas fiscales. Otra cosa muy distinta son las posibles multas. l

Crecen los casos de enseres depositados en las calles de Os Mallos fuera de horario