Medio Ambiente estudia nuevos requisitos para la tenencia de perros potencialmente peligrosos

Muchos de los canes de la perrera son potencialmente peligrosos | javier alborés
|

El Ayuntamiento está estudiando vías con las que fortalecer los requisitos necesarios para los ciudadanos que desean tener perros de razas consideradas como potencialmente peligrosas y la posibilidad de establecer períodos de prueba en los que vean cómo se desenvuelven con estos animales.

“Me preocupa enormemente que casi todos los días firmo licencias para perros potencialmente peligrosos y es un error. Para estar al cargo de un perro de esas características hay que tener formación, se es un poco laxo a la hora de exigir determinados requisitos, son muy pocos”, explica la concejala de Medio Ambiente, Esther Fontán.

La tenencia de perros potencialmente peligrosos está regulada por una ley estatal que en el caso de Galicia se amplió el año pasado en el número de razas incluidas, algo que también hicieron otras comunidades autónomas e incluso ayuntamientos. Además, es el Gobierno local el que concede las licencias para poder tener este tipo de canes y entre los requisitos figura la necesidad de no contar con antecedentes penales, no haber sido sancionado por incumplir la normativa de tenencia de animales potencialmente peligrosos, contar con un certificado de capacidad física y de aptitud psicológica y suscribir un seguro con una cobertura mínima de 125.000 euros.

Esther Fontán recuerda que aunque pasar un psicotécnico “no te enseña cómo tratar a un perro que tiene muchos kilos de peso y una fuerza descomunal”, por lo que en la concejalía se están buscando alternativas para mejorar la formación de las personas que desean tener un perro de estas características. “Necesitarían una fase de adiestramiento con perros de esa categoría, eso es lo que falla”, asegura.

El abandono de animales de compañía preocupa en la concejalía y más en el de estas razas de perros, que suponen cerca del 50% de los canes que hay actualmente en la perrera. “La gente no puede con ellos y los abandona, no puede ser así”, relata.

Por estas razones el Ayuntamiento analiza las posibilidades para que los canes de esta tipología que hay en la perrera municipal puedan ser acogidos durante un tiempo, ya adiestrados, para “llevarlos para casa y saber lo que es”. Así, la concejalía estudia si es posible a través de una ordenanza o si es necesaria una norma de rango superior. “Seguramente se puedan quedar con ellos, es nuestro deseo, no recogerlos por las calles porque se equivocaron a la hora de elegirlo”, concluye.

Medio Ambiente estudia nuevos requisitos para la tenencia de perros potencialmente peligrosos