Los trabajadores preparan ya la demanda contra la empresa por un expediente ilegal

El delegado del Gobierno transmitió al comité el apoyo del Gobierno de España
|

El presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho manifestó que siguen adelante con su plan de presentar una denuncia contra Alcoa en los tribunales holandeses del Comité Europeo por tramitar un ERE  (que afecta a más de 600 trabajadores, casi 400 solo en A Coruña) de forma ilegal. La denuncia se redactará hoy por el abogado que representa a los trabajadores y se enviará cuanto antes a las instancias europeas. 
A la una de la tarde se había celebrado una conferencia con el Euroforum y la multinacional americana contestó con evasivas “Las cosas como son: lo esperábamos”, señaló Corbacho al hablar de la postura de la empresa y “no nos dan una disculpa que valga”. La demanda que piensan interponer está basada en los tratados en materia laboral en Unión Europea que exigen un período previo de información y consultas en el Comité Europeo antes de tomar la decisión del ERE. Como los representantes de Alcoa no han podido ofrecer una explicación satisfactoria, “tenemos un abogado, se ha contactado con él, va a haber una reunión  y se va a plantear la demanda”. 
La agenda del comité es apretada. Hoy también participarán en una recepción en el Congreso, luego una reunión de consulta del expediente por la tarde, y otra mañana, a tres bandas. En ella estarán representantes del Gobierno central y de los autonómicos, así como de los  sindicatos a nivel nacional. “De momento no se nos está consultando en primera línea –admitió Corbacho–, pero quien tiene soluciones y propuestas somos nosotros”. 
En los próximos días presentará una propuesta formal por escrito buscando el consenso. “Es nuestra obligación buscar opciones y las hay”. El comité quiere que Alcoa venda la fábrica en vez de cerrarla una vez se levante el ERE. Su plan es que se abra un periodo de unos 18 meses durante los cuales las dos fábricas estarán regidas por una gestora, un consejo administrativo formado por representantes de la Xunta (o el Principado de Asturias, en el caso de la de Avilés), el Gobierno central y los propios trabajadores.
En ese tiempo, se renovaría la fábrica y se cambiará el sistema eléctrico español por otro más competitivo. Corbacho se mostró seguro de sí mismo: “Los españoles y los gallegos no nos rendimos ante las adversidades. No va a quedar una gota de aliento y estamos convencidos de que vamos a ganar”. 
Unidad y diálogo 
Por su parte, el delegado del Gobierno, Javier Losada, les transmitió las últimas indicaciones desde el Ministerio de Industria, que se reducen al mensaje de que deben trabajar unidas todas las instituciones del comité de empresa. Losada reivindicó: “La unidad, el diálogo, la total sintonía entre todas las partes, la social e institucional, para convencer a la empresa de que esta industria es rentable, que hay que invertir en ella y que el sector del aluminio es un sector estratégico que hay que mantener”. 
El delegado prometió que trasladará las aportaciones del comité a las diversas instituciones que tienen capacidad de intervenir. Es decir, el Gobierno y la Xunta y  se mantuvo también positivo ante las perspectivas del conflicto laboral: “Estamos hablando de una multinacional que toma las decisiones a miles de kilómetros de distancia pero el otro día, cuando estuve con los trabajadores, les dije que  iba a ser difícil. Un trabajador de Alcoa me dijo que no me preocupase, que iba a ser duro, y que había que estar tranquilo y que ellos ya la conocían. Y tenemos que estar ahí”.

Los trabajadores preparan ya la demanda contra la empresa por un expediente ilegal