Cruz Roja alerta de que la demanda de ayuda de emergencia social creció un 18%

El Ideal Gallego-2014-12-30-009-97776ec7
|

El año que está a punto de terminar ha resultado duro para mucha gente, que está deseando que el 2015 traiga mejores noticias. Entre ellos se encuentran los beneficiarios de la ayuda de emergencia social de Cruz Roja. Este año se han acercado a la sede de la organización humanitaria cerca de 1.200 personas para solicitar productos básicos. Esto significa que la demanda ha aumentado hasta un 18% con respecto al ejercicio anterior.
“Venimos notando un aumento de la demanda en general, pero en especial de las ayudas de emergencia para alimentación e higiene”, explican desde Cruz Roja. Eso quiere decir que cada vez hay más coruñeses que tienen problemas para hacer frente a las necesidades más básicas de la vida diaria. No es que sea una sorpresa, según se desprende de los informes de la ONG: el 84% de la población atendida por Cruz Roja está en riesgo de pobreza; el 65 por ciento se encuentra en paro; un 14% no tiene ningún ingreso; el 64,5% no tiene ningún tipo de cobertura (no cobran paro, no tienen rentas mínimas, etc); o que el 81,8% son trabajadores pobres (personas con empleo que viven bajo el umbral de la pobreza).
En el ámbito específico de la salud, los datos son igualmente preocupantes, dada la prolongación en el tiempo de su precariedad. Así, el 31 por ciento ha tenido dificultades económicas para cubrir gastos relacionados con su salud en el último año. Las dificultades más frecuentes en este sentido son los problemas para pagar medicinas que ya no cubre la Seguridad Social, no tener capacidad para pagar al dentista y tener que afrontar el copago de medicinas. Un 1,5 por ciento no tiene tarjeta sanitaria.
En esta situación, no es extraño que las personas que acuden a Cruz Roja presenten cuadros de ansiedad y manifiesten estar tensas o nerviosas siempre o casi siempre.

un itinerario
Pero, a diferencia de otras ONG, en Cruz Roja no se limitan a mantener hacer donaciones a las personas necesitadas, sino que tratan de preparar para ella todo un itinerario con el objetivo de sacarle del bache.  De ello se encarga el equipo de Inclusión Social que empieza con los que se llama  servicio de “primera acogida”: Hablan con esa persona y evalúan su situación, para ver qué nivel de dificultad tiene y cuáles son las cuestiones en las que le pueden apoyar.
Una vez recabada toda la información necesaria, los asistentes de este servicio derivan a los usuarios a diferentes proyectos de la organización, como los planes de empleo y formación, el proyecto para personas sin hogar, teleasistencia, ayuda complementaria a domicilio y ayuda de emergencia.
Cruz Roja puede enorgullecerse de tener un índice de éxito tremendamente alto, en torno a un 38%. Sobre todo, teniendo en cuenta que se trata siempre de colectivos en los que es más difícil encontrar una colocación, porque se trata de parados de larga duración, sin formación adecuada, o que pertenecen a colectivos en la que la inserción laboral es más difícil por un motivo u otro. El secreto del éxito de Cruz Roja es el programa de capacitación por el que pasan.

Cruz Roja alerta de que la demanda de ayuda de emergencia social creció un 18%