Doscientos nadadores y una única meta

La competición estableció dos recorridos para los que se vistieron un neopreno y los que decidieron nadar en bañador
|

Más de 200 deportistas se concentraron ayer en las instalaciones del Real Club Náutico para participar en la quinta travesía a nado a favor de Agaela, la asociación de los enfermos de ELA. La solidaridad por los que sufren el mal marcó el evento desde la línea de salida y en la competición se establecieron dos recorridos. El primero de 400 metros se trazó para los que esquivaron al traje de neopreno y decidieron hacerla el bañador, mientras que el segundo se amplió al kilómetro para aquellos que se aislaron del frío desde la cabeza hasta los tobillos. 
En el circuito corto, la nadadora del club organizador, el CN Liceo, Paula Abeledo, y Roberto Rodríguez fueron los primeros que cruzaron una meta que trató de hacer más visible la realidad de los afectados. En la opción larga se impuso otra representante del Liceo, Belén Pérez Roca, mientras que en hombres, ganó Julio Pardo, del Club del Mar. Una vez que unos y otros regresaron a tierra, la organización terminó el acto con una gran chocolatada para que los nadadores entraran en calor. 
Seguidamente, hubo un sorteo de regalos donde varias firmas apoyaron la causa aportando obsequios para los que cambiaron el sofá por el ejercicio físico. 
Miembros del colectivo asistieron a la travesía acompañados de sus familiares y amigos en una jornada donde la lluvia no estropeó la fiesta a la que algunos quisieron acudir disfrazados de personajes para quitarle hierro al asunto y pasar un rato divertido entre todos.

Doscientos nadadores y una única meta