El Constitucional avala que se subvencione a los colegios que siguen una educación segregada por sexos

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Senado | efe
|

El Constitucional avaló que se subvencione con dinero público a colegios que siguen una educación diferenciada o segregada por sexos, fallando así en contra del recurso presentado por el PSOE, el cual pidió reflexionar sobre la posibilidad de reformar la Constitución y su artículo 27.

El pleno del Tribunal Constitucional falló por mayoría de ocho votos contra cuatro y desestimó en su totalidad el recurso que presentó el grupo parlamentario socialista en marzo de 2014. El recurso iba contra varios puntos de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), y no solo contra la financiación pública de la educación separada por sexos, sino también contra la segregación de los alumnos en itinerarios académicos o que la asignatura de Religión sea una alternativa obligatoria. Al ser el recurso desestimado en su totalidad, también se confirman estos otros aspectos de la norma. La portavoz socialista de Educación en el Congreso, Luz Martínez Seijo, dijo que este asunto es muy “preocupante” y apuntó que existe un modelo educativo más centrado en una ideología de la derecha que permite “esa segregación y, al mismo tiempo, lo contrario”.
La Constitución es un modelo muy amplio que, al admitir “una cosa y la otra”, en relación con los colegios que segregan por sexo, no ofrece “la seguridad” que debería proporcionar” al sistema educativo, según Martínez. Por este motivo, insistió en una reflexión sobre cambiar la Constitución. Tras conocer la sentencia, el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, defendió la educación diferenciada como “un ejercicio más de la libertad”, ya que, dijo, nadie está obligado a llevar a sus hijos a un colegio que segrega por sexos.

A su juicio, el Constitucional se limitó a “reafirmar” con su sentencia una situación que está “tutelada” y “en línea” con la Convención de la Unesco y que existe en otros países de nuestro entorno. Por su parte, desde el Ministerio de Educación señalaron que “respetan y acatan” la decisión del Constitucional, de la misma manera que piden que “todas las instituciones respeten y acaten las sentencias”. Para el portavoz de Educación de Podemos, Javier Sánchez, el fallo del Tribunal Constitucional es “una malísima noticia para la educación de nuestro país”.
A pesar de la sentencia, su formación “está convencida de que la educación que separa a niños y niñas es contraria a los valores democráticos y los derechos humanos”. Además, Sánchez opinó que la interpretación del Constitucional “está influida” por el texto de la Lomce y hubiera tenido “otra interpretación con otra ley”.

La portavoz de Educación de Ciudadanos en el Congreso, Marta Martín, destacó que los colegios sostenidos con fondos públicos y que segregan por sexo no son inconstitucionales, como falló el TC, pero recordó al mismo tiempo que tampoco son “obligatorios”. Desde la Conferencia Episcopal, se aplaudió la decisión, al considerar que “es una buena noticia, sobre todo para los padres” porque garantiza su derecho “para elegir el modelo de educación que quieren para sus hijos”.
En la actualidad, cerca de 100 colegios siguen en España el modelo de educación diferenciada o segregada por sexos y 67 mantienen conciertos con las administraciones. La mayoría de ellos son de inspiración cristiana.

Los defensores de la educación diferenciada esgrimen que el modelo está ampliamente extendido en países como EEUU o Reino Unido y aseguran permite mejores resultados académicos.

El Constitucional avala que se subvencione a los colegios que siguen una educación segregada por sexos