Los placeros de Santa Lucía exigen que se les guarde un puesto en el futuro mercado

El Ideal Gallego-2014-09-26-011-adb80f9f_1
|

Los arrendatarios del mercado de Santa Lucía no están dispuestos a quedarse sin sus negocios una vez que finalice el contrato de cesión del Ayuntamiento con la empresa privada que actualmente gestiona las instalaciones. Pese a no tener una relación contractual con el Gobierno local, los placeros exigen que se les garantice el regreso a sus puestos una vez rematen las obras de rehabilitación. Además, como tendrán que abandonar la plaza al tiempo que la compañía a la que alquilaron los establecimientos, solicitan el realojo en otra instalación en A Falperra.
“Gústanos o noso traballo no mercado de Santa Lucía porque atendemos as necesidades do seu barrio, queremos vivir do noso traballo no comercio de barrio e querémolo seguir facendo durante e despois das obras de rehabilitación da praza”. Con estas palabras los placeros de Santa Lucía manifestaron ayer sus deseos para la futura infraestructura.
En los 19 puestos que continúan abiertos –de 277 disponibles– el desconcierto ante la situación en la que les dejará el fin de la concesión a la empresa con la que mantienen acuerdos de alquiler es generalizado. Pese a que, según fuentes municipales, la licitación del proyecto de reforma del mercado se realizará “en el primer semestre de 2015”, ellos tendrán que marcharse durante el primer trimestre coincidiendo con el fin del contrato entre la firma privada y el Gobierno local.
Por eso ayer demandaron al Ayuntamiento que evite la desaparición de nuevos puestos de trabajo y “habilite outro lugar na Falperra para seguir a desenvolver a actividade de comercio de barrio” mientras se prolonguen las obras. En este sentido se niegan a interrumpir su actividad pero también a marcharse a un emplazamiento provisional fuera del barrio porque este “quedaría desatendido”. De hecho, defienden que si abandonan el lugar, se verían “perjudicados” infinidad de establecimientos de los alrededores.
 “Logo de estar feita a rehabilitación do edificio pedimos que poidamos regresar aos nosos postos”, afirma el colectivo. Sostiene que de esta manera se mantendrían los 28 empleos directos que hay ahora, de los que dependen 80 personas. Al margen dejan los puestos que generan de manera indirecta.

minimizar daños
Sin embargo, la concejala responsable del área de Mercados, Luisa Cid, ya ha manifestado en varias ocasiones que intentarán minimizar los daños pero que no pueden crear una plaza provisional porque “no existe un contrato legal” entre las dos partes,  como ocurrió en el caso del mercado de Eusebio da Guarda.
Asimismo, en principio, asegura que probablemente los placeros tendrán que acudir a un concurso público en igualdad de condiciones que otros empresarios para ocupar las nuevas instalaciones dentro de unos años.
En este sentido, Miguel Rodríguez, uno de los portavoces de los comerciantes, reconoció ayer que no existe una conexión con el Ayuntamiento pero recalcó que no por ello Santa Lucía “deja de ser municipal”.
“Estamos dispuestos a conseguir los puestos por concurso púbico pero con cierta prioridad sobre los demás porque somos los que conocemos el barrio”, subrayó. El colectivo mantendrá una reunión con el Gobierno municipal la próxima semana.

Los placeros de Santa Lucía exigen que se les guarde un puesto en el futuro mercado